Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

16 junio 2016

Milik pone la sonrisa a Polonia

Arkadiusz ha llegado para brillar con luz propia




Uno de los partidos que he estado viendo de esta Eurocopa 2016 de Francia ha sido el Polonia - Irlanda del Norte con la grata satisfacción de ver brillar con luz propia al delantero revelación del Ajax de Amsterdam, Arkadiusz Milik. El polaco que ha demostrado ser el 9 ideal para acompañar a Robert Lewandoski y de paso casi logró eclipsarlo. Bueno, mejor dicho, consiguió que Polonia tuviera presencia arriba y se puede decir que fue la sonrisa del conjunto polaco que logró ganar en la primera jornada a Irlanda del Norte por 1-0 gracias a su certero disparo al poco de comenzar la segunda parte.

Nombres propios unidos por un mismo objetivo


Polonia tiene un equipo bastante apañado. Es de esas selecciones que reconoces a dos o tres jugadores porque juegan en equipos grandes y ya luego te das cuenta que los demás no sabias ni que existían a no ser que sea un enfermo del fútbol internacional. Pues bien, ahí viene el kit de la cuestión ya que los grandes conocidos se han juntado con los nombres menos conocidos que piden paso, para así lograr un bloque que defiende sin balón con una presión medida y sobretodo con una gran facilidad para recuperar la posesión del esférico gracias a su eficaz colocación.



El esquema es un clásico 4-4-2 que varía según tengan el dominio del balón o por el contrario tengan que recular para no sufrir en exceso. De entrada vimos que Polonia había decidido jugar con laterales profundos (Piszczek por derecha y Jedrzejczyk por la izquierda), que sus centrales iban a ser posicionales y no se iban a prodigar en sacar el balón en corto (Pazdan y Glik destacaron por sus buenos cortes en la jugadas a balón parado que tuvo Irlanda del Norte), dos buenos extremos con rapidez y mucho desborde (el polivalente Blaszczykowski en banda derecha y el joven de 19 años Kapustka por la parte izquierda), presencia con imponente llegada de Krychowiak llevando el 10 a la espalda que hacía prever su papel en el juego de sus selección y por último dos puntas, Milik y Lewandowski, complementarios que iban alternando para caer hacía banda. 




En Irlanda la cosa iba de aguantar todo lo posible, aprovechar alguna contra o jugada a balón parado y dejar que pasaran los minutos intentando sacar un resultado favorable que le diera opciones en las dos restantes jornadas. Obviamente, ante el potencial que tenía enfrente no pudo más que aguantar los primeros 45 minutos.

El once me dejaba bien claro que la idea era reforzar bien los costados y darle balonazos largos a Lafferty. Lo que pensé se cumplió y así Irlanda del Norte naufragó. Lo más reconocible fue ver varios jugadores reconocidos por el paso por la Premier League como Evans, McNair y Davis. Otra cosa fue que pudieran dar el nivel de tal liga citada, cosa que no fue.



Evans sacaba continuamente el balón desde atrás con balones largos. En muchas ocasiones se sumaba al centro del campo para empujar a Polonia pero ninguna de esas ocasiones finalizaron con éxito. Por otro lado estaba Davis que era el mejor medio que disponía el equipo. El 8 debía ser el encargado de dar el toque se superioridad que diera aire fresco al ataque. Se le puedo ver bajar hacía la zona defensiva con tal de dar una salida con claridad de su selección pero se ahogo.




Por cierto, las dos bandas fueron casi nulas. Ferguson apenas pudo aprovechar su buena zancada y en el otro lado, McNair estuvo casi inédito. Un fracaso estrepitoso que dejaba a Irlanda del Norte a expensas de algún fallo de su rival que no cometió.


Buen juego, buenas actuaciones y un resultado demasiado corto


Polonia me encantó porque estuvo casi durante todo el partido intentado lo que mejor sabe hacer con los jugadores que dispone. Atacar con firmeza por ambas bandas, con buenos centros a sus dos delanteros y con buena presencia por dentro con un imponente Krychowiak. Si tuviera que quedarme con nombres propios sin duda me quedo con Milik que tuvo prácticamente todas las ocasiones del equipo, Kapustka que se destapó en la segunda parte con más presencia por dentro, la banda derecha compuesta por Piszczek y Blaszczykowski que volvieron a brillar como en los buenos tiempos que estuvieron en el Dortmund y por último cito a un gran Jedrzejcyk que me impresionó en el lateral izquierdo con sus arrancadas y su facilidad para llegar al ataque. 

Polonia queda apuntada en ese selecto grupo que te gusta seguir por su soltura de juego, sus ganas de impresionar y sobretodo por el talento que desprenden cada uno de sus atacantes. Que pase el siguiente! ¿Alemania?