Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

06 diciembre 2015

La capital alemana vuelve a estar de moda

El Hertha de Berlin sigue dejando buenos detalles





El equipo de la capital de Alemania, el Hertha de Berlin, esta volviendo a tener el protagonismo perdido que por importancia debe tener en la Bundesliga. Esta vez nos dejo un partido muy interesante ante uno de los grandes de la competición, el Bayer de Leverkusen. 

Bien es cierto que no fue un dominio apabullante, ni tan siquiera podemos decir que dominara la faceta de la posesión global del balón en los 90 minutos pero si que se puede concluir que la solidez y la compenetración de todas sus lineas le hacen ser un equipo compacto y sobretodo eficaz como bien demuestra sus resultados.


Yo me quiero central en esa linea de medio campo, más concretamente en sus dos alas, los extremos que hacen grande el terreno de juego, que sobrepasan a los laterales rivales y que además dan el necesario oxigeno para que sus compañeros de dentro pueda encontrar su hueco ideal. Hablo de Weiser que juega por banda derecha y de Haraguchi que lo hace por parte izquierda del ataque. Dos jugadores que coinciden en dos aspectos fundamentales para cualquier jugador de banda. Reúnen la calidad técnica necesaria para desbordar y dar el ansiado centro además de ser muy incidentes en el juego combinatorio, lo cual les hace altamente peligrosos y a la vez muy productivos para asociarse con el medio centro ofensivo, en esta ocasión Darida.


La clave fue el juego por fuera


Es muy curioso como el Leverkusen se partía en medio campo y sobretodo como no conseguía atajar el gran problema del juego abierto del Hertha. Durante todo el partido la idea de los locales fue clara. Dejar el balón al rival y aprovechar los errores de salida con una buena presión alta. Por si esto fuera poco, los dos extremos, Weiser y Haraguchi, tendían a destabilizar a los dos laterales rivales dando un paso hacía dentro y creando dudas de por donde atacarían. 



La estrategia funcionaba. Una y otra vez veíamos como ambos jugadores de banda se internaban y arrastraban hasta dos defensas rivales dejando el carril totalmente descubierto para subida de sus compañeros, ya fuera de segunda línea o como muchas veces, las efectivas incorporaciones de ambos laterales.



Como plan "B" podíamos ver que no siempre se usaba el mismo mecanismo y es que en contadas ocasiones se podía ver un intercambio de papeles. Haraguchi pasaba a atacar por medio dejando que Kalou cayera a banda izquierda. Lo mismo se podía ver, aunque con menos frecuencia en la otra banda con Ibisevic y Wieser.