Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

08 diciembre 2015

Un Newcastle rocoso atasca al Liverpool

Juntar cuatro medios de fuerza 




El Liverpool se topó con un Newcastle algo desconocido. Las urracas no han arrancado todo lo bien que les gustaría pese a tener una plantilla para estar más arriba en la clasificación. Encima, tenían la difícil papeleta de recibir a uno de los equipos que ha recobrado nuevos aires de grandeza y sobretodo con la autoestima por las nubes con la contratación de Jurgen Kloop. El alemán ha entrado con mucha fuerza, ha recuperado varios jugadores y además ha sacado buenos resultados ante equipos grandes. Eso si, ante el Newcastle, se estrelló. El 2-0, con doblete de Giorgino Wijnaldum, fue el resultado final.

Lo primero que me llamó la atención del equipo local, Newcastle, fue la disposición de jugadores que estaban en el once titular. La defensa seguía siendo la habitual pero en el medio campo me costaba colocar tanto jugador posicional, de corte más defensivo y sobretodo de mucho musculo. Estaba claro que la idea era esperar, aguantar, que no pasaran y sobretodo de presionar muy arriba para dificultar la circulación del Liverpool.

Una de las muchas estrategias en el mundo del fútbol es que si no puedes tener el control del partido o simplemente no tienes la suficiente calidad y/o mimbres para desarrollarlo, tienes que adaptarte a ello. Dicho de otra manera, la mejor forma de contrarrestar el gran dominio de toque en corto y asociación del rival, es hacerte fuerte en medio campo, juntar bien las líneas y sobretodo, lo más importante, presionar muy arriba con inteligencia de no dejar demasiados huecos. Es simple, pero si se hace coordinado, funciona. Eso mismo hizo el Newcastle.

Como ya he mencionado anteriormente, la clave estuvo en ese medio campo formado por cuatro jugadores muy físicos, de mucha garra y sobretodo de gran trabajo defensivo. En el doble pivote no había sorpresas porque Colback era titular, uno de los indiscutibles. Le acompañaba Vurnon Anita que dejaba el lateral izquierdo para dar guerra en el centro de la batalla. No es un jugador que sea muy certero en el pase en corto pero ayuda a la hora de ir a cortar cualquier balón que sobrepase su línea. En la izquierda se podía ver a Wijnaldum, que normalmente juega más centrado, ya sea en el doble pivote o incluso casi de media punta. Una estrategia que hacía ver por donde iban los tiros. El ex jugador del PSV tenía la orden de taponar las subidas de Clyne y de Jordon Ibe pero sobretodo aprovechar la espalda de los centrales dando siempre un pase rápido y preciso a los dos delanteros. En la derecha estaba Sissoko, uno de los medios centros de la Premier League con más físico, fuerza y sobretodo con mucha facilidad para recuperar el balón con su anticipación en el cuerpo a cuerpo. No fue su mejor partido ya que pierde atributos clave cuando tiene que partir desde banda pero fue clave para hacer superioridad por dentro ya que su posición inicial era algo irreal al igual que Wijnaldum. 




Novedad de Joe Allen y permuta de los interiores


Lucas Leiva era el medio centro posicional del Liverpool y esta vez le acompañó Joe Allen. Normalmente no es habitual verlo de inicio y podríamos decir que no hizo un mal partido pero tampoco dejó grandes detalles y estuvo algo descolocado en muchas acciones donde el Liverpool debía compensar sus dos líneas. Vamos, que estuvo en la tónica del equipo, un querer y no poder. Estuve pensando que poner a Milner o incluso apostar por Lallana hubiera sido una opción mejor, pero Kloop vio bien dar la oportunidad al chaval.

En las bandas también me dejó algo perplejo. En la izquierda vi que al principio estaba jugando Milner y en la derecha estaba Jordon Ibe. De entrada, me gustan ambos ya que dan un trabajo enorme, son solidarios en el juego colectivo y además tienen facilidad para llegar al area rival pero no acabaron de ser decisivos. Durante los primeros 45 minutos se vio como intentaban entrar e incluso se iban intercambiando de banda pero nunca encontrar el camino certero. 




Sobrepasar la primera línea del Newcastle


La primera parte del Liverpool fue algo difícil en cuanto a llegadas claras al área del Newcastle. De hecho, cuando llegaban el equipo sufría para no partirse y dejar huecos en una posible contra. Ya en la segunda parte, las llegadas eran más fluidas y con más claridad pero la suerte no estuvo del lado del equipo de Anfield. 



Adelantar líneas, pasar al ataque directo, balones a la espalda y mucha importancia a los dos carrileros era la orden de Kloop para que el Liverpool remontará. Casi lo consigue, de hecho, le anularon un gol legal al lateral español Alberto Moreno por un inexistente fuera de juego. Un buen balón de derecha a izquierda que sobrepasaba la espalda de los centrales con mucha efectividad pero que se daba al traste tras ser anulado. Una pena, fue un golazo.




Doblete de Wijnaldum y gran partido de Mbemba


En el Newcastle hay que destacar la gran labor de equipo sabiendo presionar, aguantar y defender como un grupo todos a una pero si vamos al terreno individual hay que destacar a dos jugadores por encima del resto. Uno de ellos es Wijnaldum. El holandés fue clave. Primero con un gol que logró gracias a la ayuda de Skrtel que llega a tocar. Ya después firmaría un nuevo tanto tras estar bien colocado en el segundo palo. Buena prueba de lo que ofrece este versátil medio centro todoterreno. Es un jugador que actúa en varias posiciones del medio campo, que es bueno técnicamente y encima tiene muy buena colocación e inteligencia para sumarse desde atrás. 

El segundo jugador que quería destacar es el defensa central, ex del Anderlecht, Mbemba. El de República del Congo, fue un muro en defensa, un salvavidas a la hora de cortar balones dentro del area y además lo pudimos ver en varias ocasiones a balón parado a favor de su equipo donde era uno de los que llegaban mejor al remate de cabeza. Tuvo una muy clara y a punto estuvo de marcar. Este chico crece con cada partido que pasa y puede que sea uno de los defensas con mayor crecimiento en esta primera temporada en la Premier League.