Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

08 diciembre 2015

Lyon - Angers, papeles intercambiados

El gran momento del Angers es suficiente para ganar 0-2 a un pobre Lyon



Estuve viendo al equipo revelación de la Ligue 1, o tal vez debería decir uno de los equipos ya que el protagonismo esta compartido con el Caen, otro de los destacados. Pude ver el duelo ante el PSG donde salió vivo, mérito de Butelle, y además también vi como ante el Lyon volvían a sacar un resultado, o mejor dicho, un mejor resultado ya que acabaron ganando por 0-2. Un resultado engañoso pero no por ello inmerecido


El Angers basa su juego en la contención. Como todo equipo limitado técnicamente y falto de calidad individual, se tiene que encerrar, esperar y no dejar espacios. Es algo así como un sistema hermético que le da consistencia, confianza y lo más importante, desesperación del rival. El Lyon es un equipo construido para dominar, tener el balón ya sea con juego directo o elaborando con más tranquilidad pero en definitiva ser el claro favorito en la mayoría de partidos de la Ligue 1. 

El curioso caso de los laterales


Si de algo esta sufriendo el Olympique de Lyon esta temporada es de las continuas lesiones, bajas inesperadas, mala colocación defensiva y encima le sumamos que no acaba de encontrar los laterales fijos y consistentes que den solidez a la parte más importante de cualquier equipo: la defensa.

Ante el Angers pude ver otra variación más de la zaga del equipo francés. En la derecha vi un improvisado lateral derecho. Hablo de Tolisso que normalmente lo he estado viendo siempre como medio centro posicional o de acompañamiento en la línea de tres que suele formar en medio campo. Es un jugador de buen toque en corto, que llega bien a cortar y que muchas veces su colocación es su mejor aliado pero peca de ser algo blando a la hora de marcar y su falta de velocidad le hacen ser un jugador que debe estar arropado. Por lo tanto, en el lateral derecho se le vio como si fuera un cangrejo en una bañera, es decir, totalmente fuera de lugar.



En el lateral izquierdo vemos algo parecido con un matiz. Estaba Bedimo que para mi gusto sigue sin gustarme de lateral. Sus inicios fueron radicalmente distintos. Es un jugador con buena zancada, que es hábil para llegar con facilidad al ataque gracias a su buena aceleración pero no es precisamente defensivo y si un lateral no es bueno en los atributos defensivos, mal vamos. Eso le pasa a Bedimo, no es un lateral, es una reconversión mal hecha. Una especie de carrilero/extremo adaptado a la fuerza a la defensa. Su mala colocación y su torpeza para recuperar sin hacer faltas es algo que esta penalizando al Lyon en muchos partidos.

Las buenas sensaciones 


En el Lyon no todo son sombras. Me gustó la capacidad de desborde del extremo derecho Cornet. Un portento físico con buena aceleración y velocidad. Un buen socio para Valbuena y Lacazette que estuvieron bien pero no llegaron a estar finos en el último momento, el remate.


En el Angers destacó la buena labor de Sunu, N'Doye y Ketkeo. Tres jugadores que dan aire fresco al equipo y mucha vitalidad en ataque. En el primer citado, Sunu, es un delantero a la vieja usanza con el sello característico de los jugadores africanos. Bien por alto, con buena arrancada y un armario ropero que sirve muchas veces para marcar los centrales rivales. N'Doye es otro de los jugadores de sello africano que dan solidez y musculo al medio campo. A veces lo vemos algo más atrevido con cierta libertad para sumarse al ataque pero se desenvuelve mejor cuando se junta con Saiss en el doble pivote posicional. Por último esta Ketkeo que pese a que no fue titular de inicio, llegó a ser importante en la segunda parte gracias a su buena labor técnica y su facilidad para asociarse. Su visión de juego y su capacidad para sumarse por banda derecha es un gran valor para el Angers.