Euro Sub 21 Polonia 2017

16 diciembre 2015

Un Chelsea desconocido sigue sembrando dudas

El Chelsea vuelve a dejar graves carencias defensivas y cae 2-1 ante el Leicester


Nos situamos en un nuevo escenario, el King Power Stadium, campo de juego del Leicester, el equipo revelación de la actual temporada de la Premier League. Ponemos al vigente campeón del torneo inglés, el Chelsea, pero para sorpresa de muchos vuelve a ser vulnerable e incapaz de sobrepasar a un rival teóricamente inferior.

De entrada, me sorprende ver varios cambios en el once que no se entiende muy bien. El más llamativo es ver un doble pivote más de contención y posesión que de creación. Matic y Ramires eran los elegidos dejando a Cesc Fabregas en el banquillo. Además, Oscar era uno de los elegidos para ser el enganche dejando a Hazard en la izquierda y William en la derecha. Finalmente, Diego Costa, sigue siendo la referencia. No funcionó. 


El balón no salía con fluidez desde atrás. Los defensas la dejaban a uno de los dos medios centros que se veía incapaz de encontrar una vía clara ya que el Leicester aguantaba bien sus líneas cubriendo a los tres medias puntas. Esto dejaba dos únicas opciones. Matic o Ramires debían dar un balón en largo (cosa que no era idea inicial y que encima no saben hacer) o jugar hacía el lateral. El error del Chelsea y por tanto acierto del Leicester, se consumaba toda la primera parte y casi toda la segunda. Había algo más de claridad cuando entra Fabregas pero fue insuficiente ya sin el lesionado Hazard sobre el terreno de juego.




Solidez defensiva, lineas juntas y buena presión en tres cuartos de campo


El Leicester se apoya gracias a su rigor táctico, su solidez defensiva y la buena presión que se hace coordinadamente desde el primer delantero hasta el último defensa. Vardy y Ulloa se juntan para presionar la salida del central, Kanté barre cualquier balón que pase por dentro y mientras los interiores se juntar para taponar los tres medias puntas del Chelsea.

Pero, ¿esto es suficiente? La respuesta es no ya que sino no hubiera podido lograr la victoria. Es cierto que ayuda mucho ya que atascas al rival, lo desesperas y además ganas tiempo pero se necesita el último paso, es decir, lo más importante, la puntilla.

Los dos goles del Leicester son dos claras obras de buen pase directo al primer toque y sobretodo con combinación de varios efectivos mientras se van abriendo espacios y con ello se suman las opciones posibles para hacer gol. Si observamos el primer gol podremos ver como un buen pase al espacio de Kanté hace que Vardy reciba de espaldas y ya sepa que usando su primer toque le da el pase necesario a su compañero Ulloa que rápidamente tiene a su derecha a Mahrez totalmente desmarcado siguiendo la jugada. Luego sólo tiene que centrarla a la espalda de Zouma que se ve sobrepasado con el desmarque de Vardy. Parece fácil pero se tiene que tener un buen toque de primeras al espacio y mucha coordinación para no dejar la jugada en fuera de juego.



En el segundo gol se puede ver otra muestra de buena visión y sobretodo buena colocación. Mientras Albrighton centra hacía el lado opuesto donde esta Mahrez, sus compañeros están haciendo el desmarque hacía dentro arrastrando tanto a los centrales como al lateral derecho, el cual debe cubrir a Mahrez. Esta acción hace que el receptor reciba el balón sin marcaje y por tanto tenga el tiempo necesario para elegir centrar o disparar como finalmente eligió.




Esta claro que en ambas ocasiones, el Chelsea falla claramente en colocación (Azpilicueta), en anticipación ya que no sabe tirar bien el fuera de juego y además tampoco se ven coberturas de los interiores y/o medios centros. El equipo se parte tanto para defender como atacar lo cual hace que no se logre ser efectivo y la posesión sea un mero dato estadístico sin más importancia.