Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

13 mayo 2016

La gran temporada de Julian Weigl


Cuando me paro a pensar en el Dortmund de esta misma temporada que ya toca a su fin me viene a la cabeza el nombre de Julian Weigl. El joven mediocentro del equipo alemán que comanda Tüchel ha superado las expectativas con creces, es más, yo creo que ha sido el mejor del equipo. Se que es mucho decir si nos detenemos un momento en los once titulares del Dortmund viendo que hay jugadores de la talla de Aubameyang, Reus, Gundogan o Hummels pero sinceramente siempre he sido un enamorado del buen mediocentro. Ese tipo de medios centros que son tan necesarios para equilibrar el engranaje de todo buen equipo.

Julian le debe mucho a Tüchel, tal vez sea su padre futbolisticamente hablando. No es de extrañar que cuando pasen los años y ya este totalmente acoplado a ese selecto grupo de medios centros imprescindibles, se de cuenta que la revolución en Dortmund que trajo Tomas fue necesario y a la vez todo un impulso para su prometedora carrera. Casos como Fabregas y Wenger, Casemiro y Benítez, Carrick y Ferguson o más recientemente el caso de Renato Sanches el cual debe mucho a la apuesta que ha hecho Rui Vitoria dándole el mando en el Bénfica.

Julian en números


Pero si nos paramos a pensar, todos los elogios, condiciones, aptitudes, talento y demás solo hay una manera de demostrarlo parte de jugar en el terreno de juego. En efecto, hablo de los números, más concretamente de las estadísticas. Estos factores que se guardan temporada tras temporada es clave para ver como empieza y por supuesto como va evolucionando el jugador ahora que ya es habitual en el primer equipo.

En cuanto a partidos jugados, Julian es uno de los que más han jugado. En Bundesliga tiene 29 partidos donde ha completado 2,164 minutos. Ha visto solamente 5 tarjetas amarillas, lo cual le hizo perderse el único partido de liga por sanción que fue este último jugado ante el Eintracht. Los otros partidos que no ha jugado han sido por lesión (1 ante el Wolfsburg) y otros dos por decisión técnica.

En Europa League ha completado los 16 partidos (4 de ellos fueron ronda previa de clasificación) que el equipo disputó hasta que cayó ante Liverpool. Sólo vio una tarjeta amarilla y prácticamente jugó todos los minutos disponibles.

Finalmente en Pokal (Copa alemana) jugó 4 de los 5 partidos contando hasta semifinales ya que obviamente queda la gran final. Por cierto, no vio ninguna tarjeta amarilla.

He querido matizar en cada competición lo de las tarjetas amarillas porque recordemos que es un jugador defensivo que se desenvuelve en la posición de pivote justo por delante de los dos centrales y que muchas veces queda en situaciones que invitan a hacer una falta arriesgada, fuera de tiempo o simplemente por las circunstancias te ves abocado a parar al delantero rival de la forma que sea. Es una virtud más de Julian Weigl ya que no es un mediocentro que emplee la fuerza para ganar sus batallas personales, más bien es de posicionarse muy bien, usar la anticipación y sobretodo hacer la entrada lo más limpia posible. No se complica y juega fácil, lo cual hace que el equipo no sufra faltas innecesarias cerca del área. Punto a favor del joven Julian.

Papel importante para un chaval de 20 años


Tomas Tüchel ha querido encontrar el equilibrio que no tuvo en la última temporada de Jürguen Klopp al frente del Dortmund. Sabía que tenía que encontrar un buen mediocentro que no dejara tan cojo al equipo cuando hace esas transiciones defensa-ataque al primer toque y sobretodo con velocidad de crucero. Jugadores técnicos y con poca tendencia a defender como Mkhirtayan, Reus, Kagawa y Aubameyang hace que el mediocampo sea muchísimo más importante ya que le sumamos que los laterales son profundos y no siempre cubren bien su hueco en defensa. Ahí es donde entra el buen mediocentro que sepa sacar el balón en corto, se sepa colocar para tapar posibles huecos por sus defensas y sobretodo que sepa hacer coberturas a sus laterales o incluso cuando muchas veces Hummels tenía que dar ese paso adelante y hacer el pase largo que tanto demanda Tüchel cuando el juego se atasca por dentro.

He visto varias formas de iniciar el juego por parte del Dortmund en este presente temporada y en todas tiene mucho que ver Julian Weigl. Vamos por partes. La primera es cuando Weigl se coloca justo por delante de los centrales pero sin sobrepasar la línea de medio campo y a la vez sin dar entrada al escuadrón de medias puntas del equipo rival.


En la foto se puede ver un buen ejemplo de lo que estoy escribiendo. Fue ante el Bayern de Munich. Si os fijáis, en rojo está Julian Weigl, que esta justo mirando hacía atrás para ver que hace el central y la vez tapa la posible llegada del media punta. En ocasiones era Ribery, Müller o Coman por la otra banda pero siempre estaba cercano para tapar o solucionar un posible error de su compañero.




En la siguiente foto que os adjunto se puede ver claramente que el Bayern ha adelantado su línea defensiva con tal de buscar el pase en largo y por tanto aprovechar la velocidad de sus atacantes. Julian no se queda clavado junto a la defensa que ha dado dos pasos para tirar el fuera de juego. Se queda como único medio centro.


Otro tema interesante es ver cómo se defiende cuando la jugada es a balón parado. Julian siempre le toca marcar el segundo palo pero sin quedarse justamente debajo de la portería. Tüchel le manda marcar al hombre. En esta ocasión se ve claramente que no se despega de su rival. Otro factor que lo tiene bastante bien pulido.

Y a la hora de atacar...


Pero Julian Weigl no se queda en solamente un buen pivote defensivo con grandes cualidades y talento porque en su faceta ofensiva tampoco va nada mal. Es cierto que no ha conseguido marcar pero siempre ha tenido la virtud de saber posicionarse para tener ese segundo de ventaja y pensar en el posible disparo.

Fijaos en la siguiente foto donde se ve su misión en córners a favor. En esta ocasión es frente al Oporto que se enfrentó en Europa League. Si paramos atención podremos ver como su única labor es la de cortar una contra del rival además de buscar la segunda  jugada desde la frontal.