Euro Sub 21 Polonia 2017

Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

15 febrero 2016

La Premier League 2015-16 se aprieta el cinturón


Una recta final más apretada que el corcho de una botella de sidra


El campeonato inglés esta regalándonos una sonrisa, un esbozo de aire fresco y una pizca de esperanza a todos aquellos que amamos el fútbol mirando más allá de los teóricos gigantes. La lucha tan bonita que están manteniendo Leicester y Manchester City se ha visto truncada, cosa que muchos agradecemos, con dos invitados más que gritan fuerte desde Londres queriendo pegar un puñetazo en la mesa diciendo bien alto, ¡estamos aquí!

Arsenal y Tottenham se han colado con fuerza en el sprint final de esta Premier League 2015-16 para el recuerdo donde se ha visto alterado el ya clásico pulso entre los dos de Manchester además de aquel Chelsea batallador de Mourinho que tan pronto murió.

Vaya por delante que vamos con los zorros


Nunca me ha gustado posicionarme a favor de un equipo pero si soy sincero hay que decir que mi predilección es el Leicester de Claudio Ranieri. Este humilde equipo que hace poco peleaba por no perder la categoría esta a poco de poder hacer historia con jugadores que muchos ni siquiera conocían, un presupuesto muy inferior a los equipos grandes y sobretodo con un estilo de juego que no será recordado por ser elegante pero si muy efectivo basado en el esfuerzo y el trabajo.

Es cierto que perdió ante el Arsenal, cosa que le deja con alguna duda pero aun de pie ya que sigue lider. También es cierto que cada vez hay menos margen de error y que ahora varios de sus rivales tienen que desgastarse en competiciones europeas. Tal vez esto pueda jugar a su favor pero ¿aguantará su fondo de armario? ¿Kanté tendrá suficiente gasolina? ¿Seguirá de dulce Vardy?

La respuesta a estas preguntas se hace algo complicado de responder pero pase lo que pase hay que dar merito a todos y cada uno de los integrantes. Desde el portero, pasando por todos los jugadores de campo e incluso a los que menos juegan y por supuesto a todo ese cuerpo técnico que ha demostrado no estar acabado. El general ha vuelto por la puerta grande.

Ranieri se lleva el reconocimiento de sacar lo mejor de Vardy haciendo así uno de los delanteros más eficaces del torneo, la labor de atar una defensa férrea que no ha sido fácil viendo como era de impulsivo Fuchs en el Schalke 04, reconvertir a jugadores a un rol infinitamente mejor como el caso de Simpson que ahora es lateral y sobretodo de tener un centro del campo solidario, trabajador y compenetrado con la garra de Kanté (Parece el nuevo Makelele), la recuperación de Drinkwater, la calidad técnica de Mahrez y la lucha y corazón que le pone el japones Okazaki.

Un Chelsea distinto


Siempre supe que cuando contrataron a Guss Hiddink, el Chelsea se iba a convertir en una nevera de esas de 2 x 2 hermética que hasta pesa el sólo hecho de querer abrir una de sus gigantescas puertas tipo americanas. La labor del experimentado entrenador holandés era frenar la caída libre, quitar el pesimismo y cerrar el grifo de los goles en contra. Es decir, pasar de ser un equipo vulgar sin ideas a un equipo con una idea fija.

Me dado cuenta que primero recuperó el medio campo. No le tembló la mano para sentar a Hazard e incluso alguno más y de paso afianzar su centro de mando. El doble medio centro de marca sería un hecho que pocas veces se le había visto a su antecesor. La pareja compuesta por Matic y Mikel fue algo en lo que no ha tenido ninguna duda. Lo mantuvo bastantes partidos con la idea clara de sumar puntos, de no sufrir y así de paso ir recuperando firmeza a la par que confianza.

Una vez que el equipo conseguía tener más crédito y que se respiraba otro ambiente, Guss empezó a dar un poco más de libertad sin cambiar su once tipo. Ya iba dando más oportunidad a tener un doble medio centro mixto e incluso se podía ver de nuevo a jugadores algo defenestrados como Hazard y Pedro. Además, Cesc empezaba a dar al menos la mitad de lo que en la anterior temporada mostró. Todo esto ha cogido su punto álgido con la recuperación de Diego Costa cara a puerta y las arrancadas de Willian.

Tal vez sólo este hasta final de temporada pero su trabajo esta siendo admirable. Hiddink sigue siendo el bombero particular de Roman cuando su Chelsea no funciona como un reloj suizo.

El Tottenham recoge los frutos 


Pochettino esta haciendo un gran trabajo en el Tottenham. El argentino ha ido moldeando el equipo en todo este tiempo que lleva en el equipo londinense y no ha escatimado cuando ha tenido que darle galones a jugadores jóvenes. Tal vez ahí resida su gran logro. Soy de los que piensan que este entrenador sabe trabajar su equipo defensivamente, sabe analizar a su rival y sobretodo hace una presión muy buena. Puede que haya tenido partidos flojos e incluso en algunos les ha faltado continuidad pero a base de paciencia se ha logrado premios muy valiosos.

Jugadores como Dier, Alli, Wimmer, Kane, Mason, Bentaleb, Caroll han tenido un impacto brutal para su equipo en esta temporada aunque esto viene de atrás. Nadie regala nada a cuatro chavales y ni mucho menos se puede decir que todo sea de un día para otro. Se necesita paciencia, mucha constancia y trabajo. Ahí esta el resultado. El Tottenham se apoya en una estructura basada en jóvenes perlas con algún que otro peso pesado que ha vuelto a brillar con luz propia desde la llegada del técnico argentino. 

Es el caso de Dembele, Lamela, Eriksen, Rose, Walker y Hugo Lloris que han dado un paso al frente y ahora son mucho más incisivos e importantes en el juego del Tottenham. Un equipo compacto, que ofrece pocas fisuras, que sale jugando gracias a su buena presión alta y que además tiene calidad técnica en tres cuartos de cancha. 

Londres sonríe. Arsenal sigue arriba y se le ha sumado un inesperado compañero o tal vez debería decir rival por este Tottenham ya mira a ese primer puesto que se pone a tan solo dos puntos. La carrera va a ser de foto finnish.