Euro Sub 21 Polonia 2017

08 septiembre 2015

Italia, un futuro esperanzador

La generación del 90 pide paso en la azzurra


En la Serie A de los últimos años se ha visto una tendencia hacía la experiencia, veterania y sobretodo a lo seguro. El caso más claro lo tenemos en el Milán, Inter, Roma y por supuesto en la Juventus. Estos grandes clubes han fichado mucho y la mayoría han sido mayores de 25 o lo que es lo mismo, se han quedado con la vieja guardia. Tal vez por el miedo a la regeneración o por las típicas dudas de lo joven pero jugadores como Barzagli, Chiellini, Buffon, Luca Toni, Bonucci, Totti y De Rossi, entre otros, siguen siendo pieza clave en sus equipos. Incluso el mismo Abiatti o Cassano siguen dando guerra.

Ahora bien, esto se esta quedando ya atrás y es que Antonio Conte, poco a poco, ha ido dando entrada a los jóvenes talentos de los 90. Casos como Verrati, Inmobile y Zaza ya saben lo que es jugar con la absoluta pero también vienen pisando fuerte otros jugadores que lo han hecho muy bien en la última temporada como Berardi del Sassuolo.

Pero esto solo es el principio. Desde las categorías inferiores, es decir, de la sub 21 hacía abajo, hay jugadores muy interesantes que a poco que tengan un poco de suerte, seguro que llegarán para dar ese salto necesario. Hay varios jugadores que están en la lista de jóvenes talentos italianos pero hoy me quiero centrar en 5 que últimamente he tenido la oportunidad de verlos de cerca.

Alessio Romagnoli, el defensa central sin freno


Empezaremos por Alessio Romagnoli que ha dado el salto esta temporada jugando en el Milán, dejando atrás su periplo por la Roma y más recientemente por la Sampdoria en forma de cesión. Este joven central de 20 años, es internacional con la sub 21 de Italia, ha conseguido llamar la atención de uno de los mejores clubes de Europa gracias a su curiosa forma de jugar pese a ser tan joven.

No corresponde en nada a los centrales que habitualmente han jugado en el Milán. Véase casos como Alex, Zapata, Mexes y Rami. Todos corpulentos, con gran envergadura y que basaban su mayor virtud en el cuerpo a cuerpo, es decir, su marcaje al hombre. 

No es que Romagnoli sea poca cosa, es más, mide 1,88 de altura, pero no es de los centrales que las ve venir. Su mejor virtud es la facilidad para ir a por el delantero contrario de turno. No deja que se gire, intenta ganar por anticipación y muchas veces va tan al limite que se gana tarjetas amarillas algo innecesarias que le condicionan durante todo el partido.

Bueno por arriba gracias a su buena altura y bastante rápido. Debe mejorar en la marca y sobretodo a la hora de calcular sus entradas. Por lo demás, tiene aptitudes más que aptas para seguir mejorando, creciendo y haciéndose un nombre en la Serie A en este nuevo Milán.

Daniele Rugani, la seguridad de hacerlo fácil


No cambiamos de zona, ya que Daniele Rugani es un defensa central pero con grandes diferencias a Romagnoli.. Ha dado su salto a un grande esta misma temporada llegando al vigente campeón de la Serie A. La Juventus se ha hecho con uno de los defensas centrales con más futuro y talento del panorama italiano.

El cambio ha sido drástico ya que ha dejado de luchar por la permanencia con el Empoli ha intentar hacerse un hueco en el máximo candidato a ganar el Scudetto. Por ganas no será y por aprendizaje tampoco ya que deberá luchar con defensas muy curtidos en mil batallas como Chiellini, Barzagli y Bonucci.



Es uno de los que mandan en el joven equipo de la selección italiana sub 21. Habitual en las convocatorias con todas las inferiores de Italia y con una gran valoración tras la gran temporada que hizo en el Empoli la temporada pasada.

Rugani tiene 21 años, mide 1,90 de altura y es un defensa bastante correcto, conservador y siempre optando por la opción más eficaz para no complicarse. Normalmente siempre le vemos conservar su posición, esto le hace ser un defensa tapón que va acompañado de un defensa más expeditivo. Es bueno en la marca, suele colocarse muy bien en las jugadas a balón parado y a la hora de jugar el balón, prefiere no buscar alternativas y acaba despejando.

Tal vez, sólo le falte ser algo más atrevido cuando debe sacar el balón desde atrás. No es que sea indispensable para un defensa central pero viendo el juego de la Juventus y sobretodo de los defensas de hoy en día, casi se hace una obligación tener este baremo en el juego del defensa.

Cataldi, el medio centro mixto


Danilo Cataldi es un medio centro italiano de 21 años, canterano de la Lazio que estuvo una temporada cedido en el Crotone y que ha sido muy habitual en todas las categorías inferiores de la selección de Italia. 

Esta temporada jugará en la Lazio y deberá ser ese medio centro que de aire a su equipo. Que se junte con Lucas Biglia y formen un medio campo fuerte y con salida de balón. Que sea una alternativa a Parolo y sobretodo que se asiente en el equipo titular ante la gran ausencia de un buen cerebro.

Con Cataldi pasa lo de siempre. Es un buen jugador, tiene unas cualidades muy interesantes y parece que puede ir a más pero le falta la regularidad que todo buen jugador debe tener. Es un caso muy parecido a Sturaro, el medio centro de la Juventus. Son jugadores que son demasiado irregulares, que les cuesta encontrar su sitio durante el transcurso del partido y que suelen llamar medios centros mixtos.

Con un buen pase en corto, con una buena colocación y sobretodo con una buen visión de juego se presenta Danilo Cataldi en la Lazio de Pioli pero con una gran duda, ¿donde juega?
Teóricamente podríamos decir que es un medio centro pero también puede jugar de pivote defensivo, de organizador adelantado e incluso de volante si diera el caso. Aunque donde más se le ha probado es de medio centro puro de apoyo. Un jugador que conserva bien el balón, que no arriesga en su colocación y que siempre se ofrece es ideal para el doble pivote y más si tienes a Lucas Biglia cubriendo la espalda.

Daniele Verde, el delantero versátil


La explosividad, aceleración, velocidad y gol va de la mano de Daniele Verde. Un jugador que no ha tenido muchas oportunidades en la Roma y que se ha tenido que buscar una oportunidad en el Frosinone. Tiene 19 años, empezó siendo delantero en la Roma Primavera (el juvenil de la AS Roma) pero su agilidad conjuntamente con su 1,68 de altura le hacen ser un extremo muy peligroso. Normalmente cuando ha jugado en el primer equipo de la Roma le hemos podido ver de extremo por la parte derecha aunque realmente su pierna buena es la izquierda. Eso le hace ser realmente un peligro porque sus diagonales hacía dentro son bastante efectivas.



Tal vez deba mejorar su juego en equipo. Muchas veces le pasa a lo que todo extremo joven y rápido le ocurre en el transcurso de su carrera, que no mira a su alrededor y por tanto no aprovecha su ventaja cuando ya se ha librado de su marcador. Casos similares como Giovinco que son muy rápidos y agiles pero no levantan la cabeza y por tanto acaban ellos mismos la jugada, unas veces con resultado favorable y la mayoría con un disparo precipitado.

Federico Bonazzoli, la soltura del delantero espigado


Estamos habituados a ver delanteros corpulentos y que son muy rígidos en su colocación en la selección italiana. Actualmente el caso de Pellé, que es un delantero muy fuerte físicamente, que juega de primeras y normalmente no es muy efectivo si abandona la posición de delantero centro. Pues bien, Federico Bonazzoli es algo distinto a esto. Es un delantero de 18 años, con 1,82 de altura, cuerpo espigado y sobretodo con una soltura impropia de su edad.

Canterano del Inter de Milán que ha tenido que emigrar para intentar mostrar su talento. Ahora lo aprovechará en la Sampdoria. Es zurdo pero aparte de jugar en punta se le ha podido ver en alguna ocasión tirado a banda derecha aunque no es su mejor posición.

Cuando he visto jugar a Bonazzoli me a llamado la atención porque entre otras cosas tiene mucha similitud con Mauro Icardi. Comparten atributos como el fisico espigado, la agilidad, rapidez de movimientos e inteligencia para estar en el sitio adecuado. Además, son sencillos a la hora de jugar y no suelen adornarse cuando tienen la posibilidad de marca.

La técnica es otra de las cualidades que esta reluciendo en Bonazzoli. Tal vez, su falta de confianza en si mismo le pase malas pasadas cuando juega ya que su técnica individual es exquisita y más de una vez ha optado por ir por el camino fácil. La edad invita a que siga creciendo, se suelte y llegue a ser ese delantero que pueda hacer pareja con Icardi en el futuro Inter de Milán.