Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

28 septiembre 2015

El Napoli arranca con la mejor versión de Jorginho

Napoli; Una maquina engrasada alrededor de Jorginho



He estado viendo los últimos dos partidos del Napoli frente a la Lazio y Juventus respectivamente. Ello me ha dejado un sabor bastante dulce, una sensación agradable y una idea bastante clara de lo que quiere hacer Maurizio Sarri en esta nueva etapa del club napolitano.

Sin duda, la base ofensiva no ha variado, poco ha cambiado la linea defensiva y por tanto, vemos que la parte media, el medio campo, sufre ese necesario empuje que necesitaba el equipo. Muchas veces se le ha visto carecer de continuidad en la temporada pasada con Rafa Benítez. El gran problema del medio campo, la necesidad de controlar el partido y muchas veces encontrar una regularidad era el lunar negro que más le ha dado dolores de cabeza al actual entrenador del Real Madrid. 

Recuerdo ver como podíamos ver a Inler, Gargano y David López formando una especie de trivote en el medio campo. No acaban de funcionar. Muchas veces la escasa fluidez se plasmaba de forma pasmosa. De hecho, no se llegaba a controlar el partido más allá de aquellos equipos que cedían el balón y daban la iniciativa al Napoli. Bien es cierto, que esto no quiere decir que estos tres jugadores sean no aptos pero no estaban en la situación ideal o más bien con el rol idóneo.

Justamente el medio campo que ha formado Sarri es lo que más me ha llamado la atención. Ha fichado poco pero bien. Destacar que se fue Inler y Gargano pero se ha traído a Valdifiori y Allan. Este último citado es para mi uno de los mejores fichajes que ha hecho esta temporada. El ex del Udinese le da una marcha más al medio campo, le da nervio, recuperación, buen pase y mucho sacrificio que buena falta le hacía. Un pulmón. 

Allan parte como medio centro por derecha haciendo pareja con Hamsik. Si han leido bien. El eslovaco ha visto como Sarri le mandaba retrasar unos metros su posición en el campo. Lejos queda aquel jugador que jugaba escorado en una de las dos bandas o incluso partiendo desde la media punta muy cerca del delantero centro. Ahora se ha convertido en el complemento ideal para el brasileño. Una pareja inedita que esta dando muy buen resultado con la gran ayuda del pivote defensivo.

Ese pivote defensivo no es otro que Jorginho. Otro brasileño más al medio campo del Napoli. Esta siendo uno de los mejores del equipo. Contrariamente a cuando dirigía Benítez, Jorginho ha dejado de ser un 8 para pasar a ser un 5. Un clásico medio centro defensivo o más bien pivote justo por delante de los dos defensas centrales. Es el jugador bisagra que corta todo lo que se acerca y además da salida al balón cuando su equipo construye. Además, ha conseguido adaptar bien el rol dando la necesaria confianza en la cobertura a cualquiera de sus dos compañeros en el centro de la defensa cubriéndoles cada vez que uno sube a dar el balón entre lineas. Un acierto de 10 para Sarri.

En defensa se mantienen Albiol y Koulibaly además de Ghoulam en la banda izquierda y con la novedad de otro de los nuevos, Hysaj, en el lateral derecho. Tal vez no sea la defensa más férrea pero sin duda estoy viendo como el muro Koulibaly sigue siendo un autentico "kazike". Una locura de defensa.

Ataque para Lorenzo Insigne en la izquierda, Callejón en la derecha e Higuain en el centro, que por cierto esta en un estado de forma estupendo. No sería de extrañar que volviera a la selección argentina y no sólo como uno más, sino como el punta que necesita Argentina.

La clave ante la Lazio


Tanto ante la Lazio como ante la Juventus, vimos a un Napoli muy parecido pero tenemos varios matices a diferenciar. En el caso de la Lazio vimos tres claras ordenes. Líneas juntas, defensa un paso adelantada pero junta y sobretodo que Hamsik sea el conductor que desatasque cuando haya presión alta del rival. A continuación lo vemos.


La labor de Hamsik de bajar a cubrir y recuperar el balón en zona defensiva

Aquí vemos la posición de Jorginho


Si la presión es alta, Hamsik tiene la orden de meterse entre los centrales y dar aire a la creación


Ante la Juventus, misma idea con diferente ejecución


Curiosamente, ante la Juventus, el Napoli también pudo ganar pero aunque sus ideas no variaban, de hecho se veía el mismo once, la manera de conseguir los tres puntos fue muy distinta. Para empezar, la Lazio no quería el balón ni podía dominarlo, cosa que la Juventus si. Esa fue la gran diferencia. 

Por ello, Sarri planteo el partido de tal modo que si no podía disfrutar de la posesión, al menos, que ellos no pudieran estar cómodos. La orden estaba clara. Línea defensiva un poco más adelantada de lo normal, presión alta en la salida de balón de los centrales y sobretodo líneas juntas. Volvió a funcionar.

Presión alta con pocos efectivos. Higuain es el primero en iniciar la perdida de balón del rival.


El fuera de juego fue realizado con éxito.


Ni un sólo hueco en la línea de cuatro jugadores en el medio campo. Premisa de Sarri.