Euro Sub 21 Polonia 2017

02 julio 2015

La consagración de Pastore

Argentina gana 6-1 a Paraguay sin necesidad de dominar


Es muy curioso ver un 6-1 y decir que el equipo ganador no ha sido para tanto, pero sucede más de lo que nos pensamos. Eso mismo me ha pasado tras ver el Argentina - Paraguay de las semifinales de la Copa América 2015 de Chile.

Es bastante engañoso porque los primeros 15 minutos, los argentinos tenían muchos problemas para salir con el balón jugado desde la defensa, la presión de Paraguay era muy alta y además Messi no aparecía. La clave era que Messi combinará pero la presión tan alta de Santa Cruz, Valdez y compañía imposibilitaba la mejor arma de Argentina. Todo cambiaría con el primer gol.

Un regalo de Paraguay, y no fue el único, hizo posible que Argentina viera la luz y empezará a jugar con más libertad, menos atenazado y con más ideas. Falta directa sacada por Messi desde el lado izquierdo, el balón llega al área pequeña y el mal control de Marcos Rojo hace que tenga una ocasión de oro para marcar. Gol con fortuna y dicho sea de paso, regalo de la zaga que no consiguen despejar un balón de cara.

La presión con dos líneas de Paraguay


A partir de ahí llegaría todo más fluido. Messi empezaba a jugar, Pastore se asociaba con él y además se veían peligrosas subidas de Zabaleta por banda derecha. Todo iba según el plan previsto por el Tata Martino. 

Al filo de la primera parte, Paraguay se metió en el partido en uno de los errores más infantiles que puede hacer un defensa. Otamendi desde la línea de córner intentaba salir con el balón jugado con un pase en largo hacía Pastore que intentaba recibir en medio campo. El robo fue brutal, pase directo hacía Lucas Barrios que no tenía marca y gran golpeo. Golazo para meterse en el partido, era el 2-1.

La segunda parte fue más de lo mismo con la diferencia que Paraguay bajó algo el pistón tras el buen gol de Di María. El extremo del Manchester dejaba seco a Villar tras un gran pase de Pastore, uno más, y sellaba cualquier atisbo de remontada de los paraguayos.

Destacar que Messi no marcó, que Pastore dio y además se sumo a la fiesta con su disparo seco y raso bien colocado además de la buena actuación de un simple cumplidor Mascherano. Lo único que tal vez no me gusto es ver al Kun Agüero en la posición de 9. Se le nota perdido, ofuscado y en algunos tramos incluso con dificultad para poder entrar en el juego de su selección. Martino no quiere cambiar el dibujo y parece que seguirá en dicha posición. 

Ante Chile deberán mejorar la relajación excesiva que arrastra el equipo cuando se pone por delante y además, tener un plan b cuando Messi esta cubierto. El ataque suicida de los chilenos y el juego por dentro de los argentinos será la tónica de la final. Rápidas transiciones contra la pegada de Messi y compañía, ¿quien ganará?