Euro Sub 21 Polonia 2017

22 abril 2015

Descubriendo a Matías Kranevitter


En River Plate ha explotado una nueva estrella, un talento fabricado en la prodigiosa cantera de los "millonarios" y moldeado por su técnico Marcelo Gallardo. Estoy hablando de Matías Kranevitter.

Estamos acostumbrados a ver salir delanteros de talla mundial e incluso esos pequeños medias puntas que poco después dan el salto a Europa y se convierten en jugadores clave pero esta vez, vengo a contar unos cuantos detalles de un medio centro que destaca curiosamente por lo que nadie se llega a fijar. Un trabajo oscuro, algo minucioso, necesario y muy importante para mantener un cierto equilibrio en todas las facetas del juego. Una tarea de contención que desempeña a las mil maravillas este chico de tan sólo 21 años.

River Plate no tiene la necesitad de tener a jugadores contrastados, aunque bien es cierto que en muchas ocasiones hay jugadores que vuelven para acabar su carrera en el club que les vio nacer o por el contrario, necesitan volver a su país natal y lógicamente se decantan por uno de los grandes de Argentina. Así pues, Gallardo va combinando con lo que le traen y sobretodo dando entrada a los chavales de la cantera. Jugadores de temprana edad que regeneran la plantilla año tras año.

El arte de recuperar


Kranevitter es un clásico 5 argentino. Para que nos hagamos una idea, es una copia mejorada de lo que fue en su día Redondo, lo que se esperaba de Gago e incluso de lo que ahora estamos viendo en Mascherano. Reúne condiciones suficientes para ser indispensable en cualquier esquema, ya que se adapta al medio centro, de forma que sea ese jugador salvavidas que de una vía, una salida clara donde apoyarse.

Como todo buen medio centro defensivo posicional, es muy bueno en el robo. Curiosamente, Matías, emplea la habilidad de poner siempre su físico por delante del jugador al que tiene que robarle el balón. No es muy habitual ver a un chico joven usar la inteligencia a la hora de tener que recuperar ya que muchos optan por hacer la entrada directa o simplemente marcarlo de cerca. Lo bueno de este particular caso es que su anticipación es tan buena como su inteligencia a la hora de medir cuando meter el cuerpo entre jugador y balón.

Hay veces que se ha visto claramente que no iba a llegar con suficiente ventaja. En esas ocasiones ha optado por la marca ferrea, es decir, no dejar que el jugador se de la vuelta. Él sabe que si el jugador recibe incomodo, de espaldas y con su marcador muy cerca, tiene muchas opciones de ganar. Ya sea porque acaba perdiendola ante la imposibilidad de jugar hacía delante o simplemente por desesperación de no saber como salir de esa tela de araña.



El atributo de pase es bastante efectivo, elevado y eficaz pese a no ser un jugador que deba desempeñarse en ataque. De todos es conocido que el medio centro defensivo no debe porque tener un desempeño exquisito de buen pase, ya que se supone que solo esta para destruir y cortar. Pero en esta caso, y en muchos últimamente, el medio centro defensivo posicional esta evolucionando y Kranevitter es un caso más.

Sabe perfectamente que sin balón no se puede quedar estático. Su manera de jugar cambia cuando no tiene que participar con el balón en su poder. Su idea de juego le hace estar siempre en superioridad a la hora de colocarse para poder hacer buenas coberturas y que sus compañeros de la defensa tengan un pase simple y claro donde descargar el balón. Muchas veces se mete entre los dos centrales o simplemente se pone en forma escalonada con tal de tapar hueco y estar disponible.

La técnica es otro de los atributos que no se le pueden pasar por alto. Siendo un jugador claramente defensivo, tiene suficiente técnica para sacar el balón bien jugado. Muchas veces se le ha visto presionado por dos adversarios y no ha dudado en para un segundo, pisar el balón y girar con este para tener una escapatoria. Su idea de sacar el balón limpio, es decir, sin pegar un pelotazo, es una máxima que cumple prácticamente siempre.

Su juego sencillo, su inteligencia, anticipación y gran sacrificio le hacen un medio centro de mucho futuro. Estamos hablando de un chaval criado en la cantera de River Plate, que esta destacando desde hace apenas dos temporadas en la primera división argentina y por supuesto de una pieza clave para Gallardo. De hecho, cuando estuvo lesionado, el equipo tuvo que tirar mano de Ponzio, un viejo rockero y de ahí las declaraciones del técnico dando aun más importancia a su nueva joya.