Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

20 marzo 2015

Un Celtic para disfrutar


Glasgow esta viviendo una temporada dorada gracias al buen fútbol del Celtic. Sin rival que le haga sombra, son lideres indiscutibles en la liga escocesa. El club se mantiene bien en el campeonato domestico pese a que en competición de clubes a nivel europeo no ha podido más que plantarle cara al Inter de Milán con un maravilloso 3-3 en la ida de los dieciseisavos de final de la Europa League.

Ver al Celtic de Glasgow es disfrutar, es vivir el fútbol británico en todo su esplendor, su aroma de fútbol directo y sin pausa. Personalmente y creo que hablo en nombre de todo buen aficionado al fútbol, creo que es de agradecer el fútbol total donde no hay tiempo para especular y eso mismo hace el mítico equipo escoces.

Si repasamos línea por línea veremos que todo esta pensado para tener el balón pero no con la idea de sobarlo sin más, sino más bien de ir a por todas. Aplastar al rival desde el primer minuto aunque eso muchas veces le cueste caro como hemos visto en competiciones europeas donde suele flaquear.

Denayer y Van Dijk mandan en la defensa de 4


Portería para el veterano Craig Gordon que cumple con creces en una liga que no esta a la altura de otras como por ejemplo la liga inglesa donde hace tiempo lo pudimos ver. Defensa de cuatro es lo más usado en esta actual temporada con Denayer y Van Dijk en el eje central. Banda derecha para Adam Matthews e Izaguirre en el lateral izquierdo.

La rápidez es un don, un aspecto que no se deja al azar en el Celtic. Es por ello que normalmente vemos a Adam Matthews subir por toda la banda derecha sin preocuparse de defender ya que el portentoso y expeditivo Brown hace la cobertura. Tal vez Izaguirre no es tan propenso a subir pero suele poner buenos centros y es rápido al corte. Es el único punto débil de una defensa bien colocada.

Los dos centrales se complementan porque entre los dos aúnan cualidades suficientes para no pasar apuros. Denayer es el central posicional que guarda la posición, que marca más de cerca y da cobertura a sus compañeros mientras que su pareja de baile, el holandés Van Dijk, es el que tiene más peso a la hora de salir con el balón jugado desde atrás. No vale el pelotazo en largo sin más y ahí entra el internacional holandés que no tiene ningún tipo de problema para llegar a medio campo, pasarlo y buscar el pase certero al que mejor colocado este. Además, ambos son buenos en el marcaje y sobretodo van muy bien en el juego aéreo gracias a su buena estatura.

Brown pone la garra y Biton la serenidad en el medio campo


Doble pivote para el pivote todo terreno Scott Brown. Un perro de presa, siempre en el buen sentido de la palabra, es la mejor definición para el capitán del Celtic de Glasgow. Brown es el encargado de cortar todo balón que se acerque a la defensa e incluso se suele sumar al ataque siempre que tiene posibilidades. Es bastante activo y muchas veces su ímpetu le juega malas pasadas ganándose tarjetas amarillas innecesarias. Tal vez, guardando las diferencias, recuerde al trabajo que hacía Thomas Gravessen en su temporada buena en la Premier League.

El talento, el juego en corto y la pausa la pone el israelí Nir Biton. El medio centro hace pareja con Brown y se desenvuelve bien sin complicarse. Su mejor don es dar un buen pase en corto, tocar rápido y siempre asegurarse que no se pierde la posesión del balón. Cualidades que no suelen destacar en un grupo que le gusta jugar muy ofensivamente. De ahí que Biton sea totalmente necesario, él da la pausa necesaria cuando todo se juega a un nivel tan alto de exigencia.

Magia para los tres medias puntas




Línea de 3 medias puntas donde Steven Mackay actúa por la derecha, Armstrong por la izquierda y finalmente Johansen es el enganche que actúa justo por detrás del delantero centro. Cada uno con una cualidad diferente. Por una parte, Steven Mackay tiene el don de ser rápido en el regate, tiene buena calidad técnica y suele adentrarse hacía dentro para trazar peligrosas diagonales. Armstrong es algo más estático de movimientos y le cuesta combinar por dentro pero le encanta sumarse al ataque jugando en corto para buscar la pared perfecta o en su defecto opta por poner buenos centros. Por último y no menos importante esta el enganche, Johansen que da sentido a todo el ataque del Celtic. Es el clásico media punta que le gusta dar el último pase, la asistencia por dentro y además cumple de maravilla dando aire fresco a todo el juego de construcción cuando baja a medio campo para ayudar a la elaboración. Un jugador de equipo.

El gol va repartido


Nos queda la punta de ataque que se la van repartiendo entre Leigh Griffiths y Guidetti. Son dos delanteros muy diferentes pero que ambos han tenido su cuota de participación en el equipo. Griffiths es más finalizador pero Güidetti tiene el talento de ser más combativo, más de esperarla en corto y además busca romper siempre el fuera de juego. Tal vez, sería bueno verlos jugar juntos pero este Celtic tiene el esquema muy marcado, no se negocia el 4-2-3-1.

Adam Mathews y Steven Mackay ponen velocidad y desborde por banda


Para finalizar este análisis del Celtic de Glasgow, he querido dejaros unos vídeos donde se ve claramente la seña de identidad que marca este legendario club escoces y que por supuesto se sigue viendo a día de hoy. Velocidad, desborde y mucho gol es lo que ofrece la banda derecha de Celtic Park con Adam Matthews y Steven Mackay.