Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

09 marzo 2015

El Blackburn Rovers sobrevive a la batalla de Anfield

El Liverpool empata a cero ante el Blackburn y habrá replay




La FA Cup sigue adelante. El Liverpool tiene una ocasión de oro para llegar a una final y así darle una digna despedida a Steven Gerrard, su capitán y emblema durante varias temporadas. El obstáculo hacía las semifinales es un histórico de Inglaterra, el Blackburn Rovers.

Anfield se vestía con sus mejores galas para recibir al equipo de Brendan Rodgers y el encuentro parecía fácil pero pronto se vio que no iba a ser un camino sencillo. En los primeros minutos, una mala caída de Skrtel, dejaba al defensa central sin partido. Casi 10 minutos para el encuentro mientras atendían sobre el césped al central que no daba síntomas de reaccionar, estaba totalmente quieto. Al final, se lo llevaron en camilla y en su lugar entró Kolo Toure. El costamarfileño fue uno de los destacados del partido.

Un esquema ya habitual con variaciones raras


El esquema de 3 centrales con 2 carrileros, es decir, una defensa de 5 jugadores es ya un clásico del Liverpool de la actual temporada. Lo que no esperaba ver era la disposición de tres jugadores. Por una parte en eje derecho de la zaga estaba Johnson que recordemos es lateral. Para seguir con las cosas raras veía que Sterling era el carrilero por la izquierda. Por si esto fuera poco, Emre Can era el medio centro junto a Henderson.

Tres jugadores fuera de lugar sin contar a Markovic que ya es habitual verlo de carrilero por la derecha. Ninguno de los tres lo paso bien y con razón. Nadie comprende como teniendo a defensas centrales como Skakho y carrileros como Alberto Moreno y Manquillo, opte por jugar con Sterling que justamente de defensa va bastante justo.

Lo mejor fue ver como en la segunda parte Sterling dejaba su posición de carrilero para ser una especie de lateral izquierdo con total libertad para subir toda la banda izquierda. La defensa cambiaba de 5 jugadores a 4 con Johnson de lateral derecho, eso si era más lógico.

Arriba el tridente estaba compuesto por Coutinho como volante izquierdo, Lallana por la derecha y Sturridge en punta. Las combinaciones fueron bastante estériles. De hecho, Coutinho se empeñaba en ir por su cuenta y lanzar casi siempre desde lejos, cosa que no era nada efectivo. Lallana lo intentó alguna que otra ocasión pero sigo viéndolo espeso como si pudiera hacer mucho más. Creo que aún le falta para ser el jugador que brillaba en el Southampton. Por último, Sturridge se perdía siendo la referencia. Esta claro que es un buen atacante pero siempre con pareja. Él mejora cuando Sterling es punta para tener más espacios y entrar por la derecha como a él le gusta, siendo el delantero por sorpresa y no el hombre objetivo.

Una segunda parte con ideas nuevas y mismo resultado


El Liverpool apretaba cada vez más, sobretodo en la segunda parte con la variación de su idea inicial. Era el turno de Balotelli y con su entrada el equipo cambiaba. De primeras, Markovic dejaba su sitio y se pasaba a defensa de 4 con Johnson de lateral derecho como ya he comentado anteriormente. Can y Henderson seguían siendo el eje del medio campo y Coutinho y Lallana era los encargados de llevar el peso por dentro para surtir a los dos puntas Sturridge y el italiano Balotelli.

Rodgers buscaba más presencia en punta. Dos delanteros era bastante para dar más problemas a la defensa del Blackburn pero no funcionó. Bien es cierto que Mario vino bien para bajar varios balones de espaldas y jugar en corto pero se le volvió a ver apático, apenas daba desmarques al espacio y no se le veía con ganas de correr.

Una solución que no vio Rodgers


Si el Blackburn Rovers se empeña en jugar con sólo un delantero, ¿para que quieres una defensa de 3 centrales? Lo normal es jugar con la típica defensa de 4 y dar rienda suelta a tus laterales. Doblar por banda y hacer fuerte el medio campo era la mejor solución ante un equipo modesto que necesitaba encerrarse para poder sacar algo positivo.

Lallana puede mejorar si jugará más pegado a la banda derecha y más de lo mismo si Sterling hubiera jugado de extremo izquierdo siempre con las ayudas de Coutinho que apenas bajaba a recibir y encima no caía a banda para hacer superioridad.

Habrá replay y tal vez la suerte no vuelva a sonreír. Ahora bien, espero que al menos sea más valiente y se deje de experimentos, ¡que esta en juego unas semifinales de FA Cup!

Sin hacer ruido pero con mucho trabajo


En el Blackburn Rovers hay que destacar el gran trabajo defensivo, el riguroso esquema táctico y las ayudas constantes del medio campo, en especial de las bandas.

Me gustó mucho como jugó el extremo Marshall. Fue de lo mejor en la primera parte, puso en jaque una y otra vez a la defensa "red" y dejó varios detalles muy interesantes. En la otra banda también se vio a un trabajador Conway. Fue imprescindible para que Sterling no tuviera ni una sola posibilidad de llegar libre a línea de fondo. Henley y Conway afianzaron la banda derecha.

Arriba el delantero era Gestede que no tuvo muchas ocasiones pero que si dejó claro que sus movimientos son muy inteligentes. Dio buenos pases, bajó a recibir el balón y lo más importante, se movió perfectamente cuando su equipo lo intentaba buscar al espacio. Un trabajo algo oculto pero muy bueno.