Euro Sub 21 Polonia 2017

16 febrero 2015

Talento chileno para la Fiore

Matías Fernández y David Pizarro reparten juego en la Fiorentina


Es muy curioso ver un doble pivote chileno en el fútbol italiano pero esta fuera de toda duda en cuanto a su eficacia. Más o menos acertados pero siempre con una regularidad que de momento estan dando buenos frutos a la Fiorentina.

Matías Fernández "Mati" es un media punta, un enganche o segundo punta que puede caer a banda para trazar diagonales. Conocido en España por su paso en Villarreal, este chileno con buena técnica, esta viviendo un nueva aventura en Italia. Curiosamente a sus raices, esta experimentando un cambio de rol, de posición y de a la vez de esquema táctico.

Matías Fernández


Parece que Montella, su entrenador en la Fiorentina, le ha encontrado un sitio mucho mejor en su particular idea de jugar. Normalmente, la Fiore, juega con un 4-3-3 o en su defecto puede pasar por el 4-2-3-1 pero siempre con un doble pivote. Ahí es donde Mati se hace fuerte, en el medio campo. Acompañado, en la mayoría de las veces, por su compañero de selección, Fernández ha descubierto que puede jugar igual de bien y desarrollar su buena visión de juego desde en circulo central.

No por ello ha dejado de asomarse al área rival. De hecho, siempre que puede y que su puesto esta bien cubierto, prueba a disparar desde larga distancia, normalmente desde el vértice del área grande o incluso pisando ya zona de defensa rival. En su ADN futbolistico lleva el ser ese jugador que da el último pase y por mucho que haya retrasado unos metros su posición, no puede remediar seguir sintiendo la necesidad de atacar más ferozmente los metros finales.

Con el paso del tiempo, la edad es significativa en el juego de todo atacante y tal vez por ello, muchos se reciclan antes de quedar en evidencia. Para jugar tan arriba se necesita una optima agilidad, velocidad y arranque. Atributos que pueden ir disminuyendo pero que no por ello debe mermar la calidad técnica y de visión que puede tener un buen media punta, en este caso Matías Fernández. Así pues, su nueva posición le da más seguridad, más importancia y mucho más campo para dar rienda suelta a lo que mejor se le da, el último pase.

David Pizarro 


En el lado contrarío o mejor dicho, podríamos decir justo a su lado, se encuentra David Pizarro. Otro talento chileno, algo más curtido en batalla y con por supuesto experiencia. Un medio centro sin complicaciones, sabiendo de sus debilidades y aprovechando su inteligencia a la hora de realizar la acción. 

Tal vez su punto fuerte sea que no suele equivocarse. Buena prueba de ello fue el último partido que jugó ante el Sassuolo donde durante los 90 minutos, sólo perdió un balón y curiosamente fue por dar un pase en largo, es decir, por arriesgar. Todos los demás balones que pasaron por sus botas, fueron bien conservados y finalmente en buena dirección. Un seguro de vida para cualquier equipo, un salvavidas para el jugador acompañante que debe crear y la sencillez pero a la vez efectivo talento de saber jugar sin complicarse es David Pizarro. El fiel escudero de Matías Fernández.