Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

02 enero 2015

Harry Kane y 10 más

El Chelsea pierde en su visita a White Hart Lane por 5-3



El derbi de Londres entre el Tottenham y el Chelsea era uno de los partidazos a tener muy en cuenta en este principio de año 2015. Un duelo emocionante, con grandes jugadores, en un gran escenario y por supuesto con dos grandes entrenadores. Todos los ingredientes estaban listo y preparados, así pues el duelo no defraudo y se saldó con nada menos que 8 goles (5 para los locales y 3 para los visitantes). Una cifra bastante alta que hace ver lo emocionante que ha sido el partido.

De entrada, ni Mourinho ni Pochettino, se reservaban nada tras varios días sin apenas descanso por aquello del "Boxing Day". Era una cita importante y ambos equipos formaron con el once de gala. Lo único curioso fue ver que definitivamente, Roberto Soldado, esta muy por debajo del nuevo héroe local, Harry Kane.

Una primera parte para olvidar


El Chelsea no es un equipo que renuncie a jugar, ni por supuesto a atacar, ni por asomo a intentar llevarse los 3 puntos fuera de Stamford Bridge. Así fue la idea pero demasiado mal fue el resultado. De entrada, Fabregas tomaba el timón como de costumbre y tenía justo por delante socios de garantía como Hazard con total libertad, Oscar algo más escondido en la falta banda izquierda y por último Willian en la parte derecha del ataque dejando a Diego Costa en punta. Nada nuevo.

En la otra parte estaba el Tottenham con novedades agradables en defensa tras la vuelta de Walker y Rose en los laterales pero con un intermitente Bentaleb en el medio campo. Bien es cierto que el argelino estuvo certero recuperando algún que otro balón pero de crear nada de nada. A su lado estaba Mason que tuvo la mala fortuna de abandonar el terreno de juego antes de hora por una inoportuna lesión.
 
Arriba, Eriksen en el enganche y Townsend y Chadli en las bandas dejando a Kane como única referencia. Es curioso ya que el esquema de juego era totalmente identico al del adversario, en esta ocasión el Chelsea.

Por mucho que lo intentaba el Chelsea de poco le valió ya que el gol de Diego Costa quedaría en un segundo plano tras la avalancha siguiente con la aparición estelar de Harry Kane. Uno de esos partidos donde un joven crack se planta y presenta la gran calidad que le augura.

Ni Adebayor ni Soldado, el 9 es Harry Kane


Primero un disparo de larga distancia, fuerte y colocado. Primer gol para Kane y para el Tottenham que empataba el encuentro. Poco después llegaría un penalti a favor de los locales gracias a la buena anticipación de Kane por entrar al area en un balón tan justo que el defensor metio la pierna. Claro penalti y gol de Townsen. Por si fuera poco, una nueva internada entre los dos centrales significaría el gol de Rose, tras un rechace.

El espectaculo estaba servido con la remontada inesperada del Tottenham pero esto no acabaría así y se le sumaba una nueva genialidad de Kane. Además de buen disparo y su gran habilidad para anticiparse, se le debe sumar la calidad técnica que posee. La demostro en su segundo gol donde Chadli le da un pase estando este de espaldas y sin pensarlo se gira dejando clavado a Matic para lanzar un latigazo perfecto. White Hart Lane gozaba con Harry.

Segunda parte con un Hazard enchufado


La segunda parte se vio algo más de ganas con la entrada de Ramires por Oscar. Este cambio hizo que Hazard actuará más por la banda izquierda dejando a Ramires con más libertad por medio y así presionar a los centrales junto con la ayuda de Willian y Cesc.

Walker que había estado más que correcto, empezó a sufrir. Los continuos ataques de Hazard se hicieron eternos y el Tottenham, por primera vez, sufría de verdad. Poco después entraría Paulinho por Townsend para cerrar esa banda que tanto estaba haciendo daño.

Chadli se sumó a la fiesta tras una asistencia de Kane y cerraría el marcador para su equipo. Un buen disparo. El Chelsea intentó reaccionar pero tan sólo pudo maquillar el resultado con dos goles, uno de Hazard tras una perdida de Fazio y posterior combinación con Cesc. Ya en los minutos finales marcó Terry el definitivo 5-3.

La clave fue atenazar y presionar


La clave estuvo en la presión alta del Tottenham y lo atenazados que estaban los dos laterales. Si ves cualquier partido del Chelsea te darás cuenta que tanto Ivanovic como Azpilicueta o Felipe Luis suelen subir como si dos extremos se trataran. Ante el Tottenham apenas han podido pasar la linea de medio campo.

Además, Diego Costa estaba demasiado desconectado y Oscar no ha funcionado. Si ello le sumamos el evidente cansancio de Terry y Cahill tenemos el resultado. El jugar con los mismos siempre pasa factura y más en estas fechas donde se juegan partidos cada dos días. Ya se sabe, a tradición del "Boxing Day" que curiosamente a los grandes no les viene nada bien.

Mejor jugador: Kane.

Brillando en la sombra: Hazard.

Peor jugador: Terry y Cahill.