Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

05 agosto 2014

Goleadas para empezar el torneo ruso



El campeonato ruso empezó por todo lo alto. Con grandes actuaciones y sobretodo con goleadas de los equipos que teóricamente parten como favoritos para ser campeones. Zenit (0-4 ante el Arsenal Tula), CSKA (4-1 ante el Torpedo), Dinamo (7-3 ante el Rostov) y Spartak (04 ante el Rubin Kazan) empezaron ganando la primera jornada con contundencia y sólo el Lokomotiv falló al empatar a cero ante el Krasnodar.

De todos los partidos que se jugaron, estuve viendo el Rubin Kazan frente al Spartak de Moscú. Sinceramente siempre me ha gustado la idea del Rubin desde la época de cuando dominaban los españoles y se plantaban en las últimas fases de la Europa League. Ahora la cosa ha cambiado mucho, tanto que el Spartak les pasó por encima en un encuentro que dejo un buen sabor de boca al debutante en el banquillo visitante, el suizo Yakin.

El Rubin Kazan poco tiene que ver con el buen bloque que mantenía hace apenas dos temporadas y lo malo es que los nuevos no encajan. En cambio el Spartak ha sabido reinventarse y los nuevos junto los ya clásicos jugaron bastante bien. El trivote del medio campo que propuso Yakin, fue la clave para el buen engranaje del equipo y por supuesto para dominar el partido.

Un reciclado Tino Costa junto a Glushakov hicieron el trabajo de toque en corto y rapido que precisa el esquema del Spartak de Moscú. Justo por detrás de ellos dos estaba el pivote defensivo que trata de barrer cualquier incursión. Esa fue la tarea de Kallstrom. El sueco no pasó una buena temporada en el Arsenal y ahora volverá a tener un nueva oportunidad en la liga rusa. Lo curioso es que no partía desde la media punta o desde el pivote organizador que es donde empezó a destacar hace unos años.

Yakin había planeado un nuevo rol para Kim. Mucho más arropado al jugar con dos medios centros de trabajo justo por delante de él y sin la obligación de tener que ser el 10. Más bien todo lo contrario. El sueco se mantuvo correcto, no perdió balones e hizo su tarea lo más fácil posible. Su única misión era sacar el balón jugado desde la defensa para distribuir al verdadero 10 del equipo, el Tino Costa. De momento, funciona.

Ananidze y Kombarov fueron los hombres de banda que constantemente solía caer hacia dentro para no fijar la marca y así ser más imprevisibles. La idea funcionó gracias a la gran participación del delantero Dzyuba que anotó el primer tanto en el minuto 27 y tuvo suerte también en el segundo al favorecerle un rebote.
Onces iniciales

El paraguayo, Lucas Barrios, entro ya en los últimos minutos de partido y aun tuvo tiempo de anotar el que sería el 4 y último gol del partido. Un rechace dentro del área pequeña le dejaba en bandeja su gol. Sólo tuvo que empujarla ante la imposibilidad de que llegará el portero rival.

Un 0-4 que da alas a un Spartak de Moscú que quiere ser otra vez una realidad al titulo ligero. Sin duda, empiezan bien y habrá que ver si Yakin sigue apostando por el 4-1-4-1 o cambia a un esquema con dos delanteros ante rivales más débiles.

Ebert, Jurado, Romulo o Welliton aun no saben lo que es jugar con el Spartak esta liga. Jugadores que a buen seguro tendrán mucho que decir en un futuro cercano. Sin duda, en cuanto a calidad no se puede dudar.