Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

07 julio 2014

Villarreal: De Pellegrini a Marcelino


El Villarreal se ha convertido en el club de moda. No sólo lo digo por aquello de subir de categoría y en el primer año tras su vuelta clasificarse para Europa League sino porque es un modelo de gestión poco común en España.

Sinceramente, nunca he visto crecer un club de tal forma tan bien organizada y sin alardes de grandeza como se las gastan otros con los jeques millonarios que últimamente se están implantando en el mundo del fútbol. El club amarillo puede presumir de dar segundas oportunidades a jugadores que no han triunfado en otros clubes de mayor calibre, también es seña de identidad dar importancia a su escuela de formación y ahí precisamente entra la grandeza de saber elegir tanto de España como de Sudámerica a jóvenes talentos.

Tal vez esto último recuerde la escuela del Barcelona, la llamada "Masia". Pero creo que nada tiene que ver con el estilo del Barcelona ya que el Villarreal forma jugadores desde la base con la diferencia que su presupuesto y aspiraciones son totalmente diferentes al club catalán.



Perbet, Aquino, Moi, Hernan Perez y Bruno entre otros son claros ejemplos de lo que he mencionado anteriormente. Son jugadores que antes de brillar en el Villarreal eran totalmente desconocidos para la mayoría de la gente. Tal vez no todos se queden tras formarse y triunfar en el primer equipo como es el caso del delantero francés Perbet que recientemente ha confirmado su salida del club, pero aun así queda claro que la idea funciona.

Sergio Asenjo es el caso más reciente del Villarreal con el tema jugadores devaluados. Asenjo es un gran portero que ya demostró en categorías inferiores con la selección española su increíble potencial. El llegar a un club tan grande como es el Atlético de Madrid le hizo perder la compostura en su brillante camino a la élite pero la cesión en la pasada temporada al Villarreal le volvió a reconducir y ahora ya piensa en volver a ser el que tanto prometía cuando ficho por el club colchonero.

De estar cedido a ser propiedad del Villarreal en una operación valida para ambos. El jugador demostró que aun podía ser valido para jugar en primera división al más alto nivel y de paso el Villarreal volvió a dar con la tecla para tener un portero de garantías a un coste relativamente bajo respecto al potencial que tiene Sergio. Ahora se ha hecho realidad y Sergio Asenjo volverá ha vestir de amarillo una temporada más en propiedad del Villarreal.

Este caso no es el único y recuerda a Reina cuando triunfó en el Villarreal tras salir del Barcelona o el caso Riquelme pese a que el final no fuera satisfactorio. Forlán, Santi Cazorla, Marcos Senna, Cani y Robert Pires son otros tantos que han dado mucho más de lo que se esperaba cuando llegaron.

Un modelo de gestión sin gastar grandes fortunas, primando la formación y apoyándose en jugadores desechados por otros clubes. Ese es el secreto del Villarreal de los últimos años que tan bien le ha ido funcionado. Tampoco se puede olvidar otra parte fundamental para que todo ello encaje. La elección del entrenador ha sido siempre un punto fuerte. Desde Pellegrini a Marcelino, la etapa dorada del Villarreal sigue brillando y sumando paginas a su corta pero grandiosa historia en el mundo del fútbol.