Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

02 mayo 2014

Rodrígo de Paul y otras historias


El Valencia CF esta inmerso en la confección de la plantilla para la próxima temporada y entre otros rumores ya se sabe que esta casi hecho el fichaje del volante argentino Rodrígo de Paul. Un jugador que viene supuestamente a ocupar la posición que ahora mismo están ocupando Fede y Piatti alternándose entre si en la banda izquierda.

Yo sinceramente creo que no es nada necesario y no porque el chaval no sea bueno, de hecho es una de las jóvenes joyas del fútbol argentino, pero si el futuro es incierto, es mejor apostar por lo seguro, es decir, lo de casa. El proyecto de cantera que tanto se esta promoviendo en el Valencia se esta viendo seriamente amenazado por la llegada de Rodrígo de Paul, la incorporación que se hizo en invierno de Araujo y la ya confirmada incorporación en defensa del argentino Otamendi.

Puede que las caras nuevas sean del agrado de Pizzi que para eso es argentino y ha entrenado en su país natal, de ahí que avale cada uno de los refuerzos cerrados por el club. Además hay que sumar que Ayala también forma parte del organigrama del club para ojear jugadores en Sudámerica.

Parece que no se aprende de los errores del pasado cuando se fichaban nombres por precios altos ya que ahora se sigue haciendo lo mismo con el matiz que son jugadores muy jóvenes aun por explotar y de fuera. Dada esta situación, ¿no sería mejor apostar por lo de casa?

Sólo pensando en los tres refuerzos cerrados se da la razón a la cantera. Acaso ¿Carles Gil no lo puede hacer igual o mejor que el tal Rodrígo de Paul?, lo mismo pasa con Tendillo o Carlos Delgado para Otamendi y tal vez también se podía haber ahorrado el fichaje de Araujo con dar la oportunidad a Robert Ibáñez.

El camino no se acaba ahí y es que al parecer se esta buscando tener un jugador para el medio campo. Se habla de fichar al cedido Oriol Romeu y yo me pregunto ¿Qué tal Portu?

No es que me haya dado una soleada y este obsesionado por la cantera. Más bien es porque veo la excesiva tendencia a buscar los refuerzos en Argentina cuando en la mayoría de las veces se tiene a escasos metros, concretamente en Paterna.