Euro Sub 21 Polonia 2017

30 mayo 2014

Rémy Cabella se une a la legión francesa en Newcastle


Uno de lo mejores talentos del fútbol francés, Rémy Cabella, ha fichado por el Newcastle a razón de 8 millones de euros. Las "urracas" se llevan a uno de los más talentosos de la Ligue 1 y una pieza clave en el Montpellier.

Este joven media punta destaca por su gran habilidad para librarse de los rivales a base de paredes, regates casi imposibles, desbordes y sobretodo por su exquisita calidad técnica.

Normalmente se le ve jugando por detrás del delantero a modo media punta ofensivo que espera cerca del área grande para intentar dar el último pase. Una de sus especialidades es moverse por todo el frente del ataque cuando su equipo no encuentra la manera de penetrar en las defensas rivales.

Maneja bien las dos piernas y por ello no le importa darle con la izquierda pese a que con la derecha parece que se desenvuelve mejor. No es un jugador que destaque por su robo de balón ni mucho menos de presión, de ahí que sea un media punta a la vieja usanza.

No se puede esperar de él que sea el típico jugador que se desgasta para recuperar el balón arriba presionando a los centrales. Más bien es un jugador bastante posesivo que espera paciente en su posición para recibir el balón y crearse su jugada personal si no ve un pase claro que dar al delantero.

Normalmente cuando ve que pasa mucho tiempo sin que le lleguen balones, cae a bandas, generalmente a la derecha donde suele desbordar y crear superioridad adentrándose con su característica diagonal para posicionarse en el centro que es donde mejor juega.

Al Newcastle llega con la idea de ser el revulsivo que tanto necesita desde que se fuera Cabaye. Tiene similitudes con su compatriota pero juegan en distinta posicion ya que el ahora jugador del PSG es más medio centro de creación.

Joven, con proyección y mucha calidad. A priori parece un fichaje acertado para el Newcastle y sólo el tiempo dirá si el paso gigante de cambiar el Montpellier para jugar en la Premier League es acertado o por el contrario se vuelve demasiado pesado.