Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

02 abril 2014

Barcelona 1-1 Atlético de Madrid: Alto voltaje en la ida


Sin duda antes de empezar ya se sabia que el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League entre el Barcelona y el Atlético de Madrid iba a ser un partidazo, uno de esos que te dejan impresionado y con ganas de más.

Aunque faltaban actores principales en ambos equipos como Víctor Valdes, Raúl García y Puyol, el partido no decepcionó en absoluto. Nadie se acordó lo más mínimo cuando el balón echó a rodar sobre el césped del Camp Nou y todos los focos se centraban en las dos estrellas. Por una parte Diego Costa y por otra Messi sin olvidar el brasileño Neymar.

Diego Ribas mostró su magia


Es curioso como las grandes estrellas pasan a un segundo plano con la manía de que a los actores teóricamente secundarios les de por brillar. Es lo que tiene la Champions League, que todos tienen ganas de ofrecer lo mejor de si mismos. Tal vez eso mismo le pasaría por la cabeza a Diego Ribas que enmudeció a todo el estadio de Barcelona con un golazo a la altura de los grandes. Un disparo con rabia, lleno de intención y sobretodo bien dirigido. No era fácil por la distancia y situación desde donde se ejecutaba pero los cracks lo hacen. Diego Ribas lo hizo.

Curioso que el brasileño no era de la partida en el once titular y aun así acabó siendo uno de los mejores con su importante golazo en el Camp Nou. Tuvo que entrar obligado por la lesión de su compañero Diego Costa y gracias a ese tanto nadie se acordó del reciente internacional español.

Si no acierta Messi esta Neymar


Desde que llego al Barcelona, el crack brasileño ex del Santos, ha estado algo intermitente. Como si su adaptación fuera por fases y dejará un sabor agridulce al saber que puede dar mucho más. Esta noche no ha sido decisivo pero si ha estado muy incisivo por la banda izquierda. Su posición natural, donde realmente hace daño y donde de hecho destacó en el campeonato brasileño con el Santos.

Ha hecho el gol clave para que el Barcelona aun siga vivo de cara a la vuelta de los cuartos de final que se jugará en el Vicente Calderón. Sin duda el pase de Iniesta era medio gol pero hay que estar ahí para armar la pierna y cruzarla con el toque justo donde el portero belga nada puede hacer.

Buen partido del brasileño por banda izquierda con algún que otro regate que sobraba pero con mucha insistencia gracias unas veces a su propia magia de fabricarse la jugada o bien por los pases de Messi e Iniesta.

Siempre he pensado que Neymar rinde mejor en la banda izquierda que en la derecha donde a veces Martino se empeña en ponerlo. Tal vez el próximo partido lo volvamos a ver en la derecha pero se notará que no es donde más libre se mueve. La lógica manda que un zurdo juegue en la parte izquierda y todo lo demás es rizar el rizo. Que se lo digan a Ancelotti con Gareth Bale. Mismo problema.

Messi no marcó, por poco


Para finalizar este breve articulo sobre el partidazo que se ha vivido, no quería dejar en el olvido a Leo Messi. Últimamente no estaba muy fino teniendo que bajar excesivamente a crear juego junto a Xavi y Fabregas pero hoy ha estado algo más liberado en ataque pese a no marcar.

Creo que la diferencia esta cuando juega junto a Iniesta. Todos se empeñan en que la pareja Xavi - Iniesta es la gran clave que diferencia al Barcelona pero todos se olvidan que sin ellos Messi tiene que trabajar más, cosa que no le beneficia.

Hoy se ha vuelto a ofrecer, ha desbordar y a lanzar faltas directas. Una de ellas ha estado a punto de entrar de no ser por la mano milagrosa de Courtois. Otro partido más que correcto de Messi.