Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

27 diciembre 2013

Everton 0-1 Sunderland: Roberto Martínez no tiene plan "b"

Hoy jueves fue el famoso "boxing day" de la Premier League donde toda la gente va a los estadios para disfrutar de buen fútbol. Habían 8 partidos a la misma hora, concretamente a las 16:00 hora española, así pues tenía un difícil dilema, ¿cuál elegía? Como diría el gran "Maldini", el mas "bacalá".
Me decanté por el Everton - Sunderland. La razón era bien clara tras descartar la opción de ver de nuevo a los chicos de Laudrup frente a los "blues" de Mou. Vamos que me apetecía ver si Roberto "Bob" Martínez podía conseguir otra victoria tras la conseguida ante el Swansea.

Sorpresa casi al principio de partido

El partido comenzó bastante raro porque el Sunderland se iba a poner muy pronto por delante en el marcador en un Gudisson Park lleno hasta la bandera para ver lo que se suponía un encuentro fácil para los locales. La jugada no podía ser mas tonta ya que el portero del Everton, Howard, le entregaba el balón a Osman, el cual estaba de espaldas a los demás. La cosa es que nadie le aviso que había un contrario cerca y perdió el balón ante un rápido Ki. El coreano encaró a Howard y este le derribo. Penalti y expulsión del veterano portero americano del Everton. El equipo de Roberto Martínez se quedaba con un jugador menos con todo el partido aun por delante. El cambio fue claro ya que el sacrificado fue el infractor Osman para que entrara como es lógico el portero suplente.
El mismo Ki se encargo de tirar el penalti y marco aunque ajustado al palo, casi se la paran. Ahí se terminó el partido porque no hubo mas goles y porque tampoco Mannone dejaría que así fuera tras uno de los mejores partidos que se ha marcado el portero italiano del Sunderland.

Martínez fiel a su esquema

Si algo hay que destacar es la confianza de mantener un bloque ganador por parte de Roberto Martínez. No ha cambiado ni un ápice de los chicos que normalmente le estaban dando alegrías. Respecto al ultimo partido ante el Swansea, volvieron a formar con lo habitual. Howard en portería; defensa de cuatro con Coleman, Jagielka, Dustin y Oviedo; doble pivote para Barry y McCarthy; linea de tres medias puntas con Mirallas, Pienaar y Ross Barkley; en punta Lukaku.
La verdad que no es mal equipo, de hecho, según le preguntaban a Maldini en el anterior partido decía que tenía mejor fondo de armario que los de Laudrup y así es. La defensa es bastante equilibrada pese a que ahora Baines no esta pero Oviedo esta bastante bien y Jagielka le da mucha experiencia a la zaga. Además Coleman esta cada vez mas seguro y tal vez Dustin sea el mas débil de los cuatro.
Esta claro que aunque se vaya Baines, el Everton no debe temer ya que si algo esta destacando en la defensa es Oviedo. El lateral izquierdo es sinónimo de lucha, garra y consistencia junto con una gran cualidad para saber subir su banda y armar su potente disparo. 
En la otra banda, Coleman no se queda atrás ya que aunque puede ser menos seguro defensivamente es mejor atacando. Buena prueba son sus centros al área y sobretodo su buen disparo desde lejos como demostró frente al Swansea.
Barry y McCarthy no es mala pareja ya que el primero tiene experiencia de sobra tras pasar por Aston Villa y Manchester City, lo cual hace importante que Martínez logre recuperar al gran Barry de cuando brillo lo suficiente para poder acceder a los "citizens". En el caso de McCarthy es diferente porque viene de hacerlo bien en el Wigan, lo cual hace claro que tiene la confianza del técnico al haberlo tenido en los "latics" pero tal vez eso le este pasando factura en su nuevo equipo porque a veces se le ve algo limitado.
La linea de tres que forman Mirallas, Pienaar y Barkley es lo mejor que tiene el Everton pero a veces la irregularidad pasa factura. Si algo he visto similar en los dos últimos partidos del Everton es que tanto Mirallas y Barkley son esenciales y toda la calidad que tienen es igualada a la irregularidad que suelen mostrar durante los noventa minutos de juego. Cuando bajan un poco el rendimiento el equipo lo nota drasticamente porque sin ellos, Lukaku no llega a toca ni un solo balón de cara a portería, todos los recibe de espaldas y sin apenas opción de poder irse de sus marcadores. Las dos segundas partes fueron muy parecidas porque el Everton había bajado el nivel en las primeras partes de ambos partidos y tras el descanso tanto Barkley como Mirallas se pusieron a bajar mas para recibir el balón y crear el peligro necesario que tanto saben hacer.
Será clave que Roberto pueda conseguir la regularidad de sus dos jugadores mas técnicos de la plantilla al igual de importante sera que pueda volver a la senda del gol a Lukaku. El delantero cedido por el Chelsea lleva ya dos partidos sin marcar y lo que es pero, sin ocasiones para hacerlo.
Lukaku es un gran delantero para aprovechar por arriba e incluso para combinar a la contra pero no acaba de funcionar cuando el juego es lento y estático como ha sucedido últimamente en el Everton.

Linea de tres para presionar la salida de balón

Lo que ha hecho el Sunderland es bien fácil. Los de Poyet lo tenían muy claro. Una máxima del fútbol es que si no puedes ganarle al rival tácticamente teniendo la posesión de balón, debes hacer vales tus armas de presión y contra. Así sucedió.
Poyet formó con una linea de tres muy adelantada para presionar la salida de balón con Larsson, Borini y Ki además de la ayuda inestimable de Fletcher. Puede parecer simple pero le funcionó. La presión fue bastante alta durante todo el partido y apenas se pudo tocar en condiciones entre los dos medios centros del Everton. Ni Barry ni McCarthy podían pensar un segundo con el balón en los pies y eso hacía retrasar el balón a los centrales que tenían que rifarla hacía las bandas o hacía arriba donde Lukaku tenia todas las de perder.

Mannone recordó los buenos tiempos

Esta claro que el medio campo del Sunderland fue un gran cerrojo pero sin duda el protagonista fue el portero italiano Mannone. Tal como fue avanzando el partido, Mannone se fue creciendo e hizo paradas enormes. 
En la segunda parte es donde mas trabajo tuvo ya que la consigna de Roberto Martínez era aprovechar el juego por dentro con frecuentes disparos lejanos, casi todos a cargo de Ross Barkley. Hasta cuatro disparos fuertes y secos del joven atacante Barkley, sacó con buenas intervenciones el meta del Sunderland, Mannone.
La cara de desesperación de Barkley tras chupar repetidamente con buenos disparos que otras veces le han servido para marcar, era un poema. Todo lo contrario a Mannone que cuando finalizó el partido, se podía ver en su rostro el gran esfuerzo que habían echo tanto el equipo como especialmente él.