Euro Sub 21 Polonia 2017

17 diciembre 2013

Con el 2004 en el recuerdo

Ver a este Valencia CF de la actualidad se me hace especialmente raro pese a que muchos lo vean con alegría y cierta satisfacción, pero yo no. Creo que estoy mal acostumbrado de aquellos tiempos donde el Valencia era siempre de los equipos mejores clasificados en la liga e incluso lo podía ver en semifinales y finales de Copa de Europa como ante Bayern de Munich y Real Madrid.
Tal vez el descalabro financiero de los directivos que se empeñaron en construir un nuevo estadio a todo lujo sin saber si lo iban a pagar, pueda ser la culpa de los últimos años grises que vive el club pero yo voy mas allá.
Se dice que todo no es dinero y en un club de fútbol no iba a ser menos. Ahí están las dos ligas que ganó Benitez con un equipo con menos poder económico del que por ejemplo tenia Ranieri en su segunda etapa o mas recientemente Quique Sanchez Flores con Villa y compañía. Pobre es la Copa del Rey que se ganó ante el Getafe con Villa, Silva, Marchena, Albiol, Mata y demás estrellas que después fueron vendidas sin remedio.
Hay que centrarse en el estilo, la filosofía y los recambios que ha ido teniendo el equipo con el paso de los años. Recuerdo ver un Valencia aguerrido con Cuper, Ranieri en su primera etapa, Benítez e incluso con Quique Sanchez Flores. Todos ellos tenían sus diferencias a la hora de ver el fútbol pero todos coincidieron en poner el cerrojo atrás y ya después hacerse fuerte para montar la contra por bandas.
Ahora no se hace eso. Todos los equipos medios han intentado emular el juego del Barcelona y por lo tanto de la Selección Española, es decir, el del toque y mas toque con paredes eternas y combinaciones al alcance de muy pocos.
Esta claro que cualquier entrenador que se precie debe tener sus ideas y morir con ellas pero siempre viendo lo que dispones para poder hacer frente y así conseguir el éxito. Cambiar la filosofía del Valencia ¿le ha servido?
Solo hay que ver los últimos diez años para ver que no ha servido apenas ya que la Copa del Rey y las participaciones en Champions League se han quedado en nada. No hay que pasar por alto que al menos hasta hace poco era habitual clasificarse tercero o cuarto como por ejemplo con Quique y Emery, pero no nos valía porque no hacían un juego acorde. El primero se le atacaba de defensivo y al segundo de todo lo contrario. En Valencia somos inconformistas por decreto pero a veces la exigencia puede pasar factura. Un club que no tiene claro su camino solo anda hacia el abismo como se ha ido viendo en los últimos años. Solo hay que recordar los meses de Koeman o mas recientemente la temporada pasada con Pellegrino.

No se ha apostado por los extremos como antaño

Creo recordar a un Valencia que se hacía fuerte teniendo dos buenos extremos, veloces y con gran calidad para centrar desde linea de fondo al punta referencia. Les podríamos poner nombres y sería fácil. Ahí esta la carrera de Vicente Rodríguez, Kily Gonzalez, Rufete, Angulo y sin olvidar los poderosos carrileros como Carboni y Angloma. 
A lo que me refiero, es que el Valencia tenía clara la idea de cerrarse bien sabiendo que las contras aprovechando las bandas además de tener un delantero rápido y certero como por ejemplo el Piojo Lopez bastaba para llevarse los partidos. No se jugaba a un fútbol bonito pero si era efectivo y muy serio con resultados muy favorables.
En la actualidad no hay apenas muestras de aquella filosofía de banda. Si vemos la plantilla actual solo vemos a un extremo puro, este es Bernat. Luego esta Feghouli y Fede que no son jugadores que puedan cumplir con ese propósito porque son mas interiores para jugar por dentro como lo viene haciendo el equipo.
Los experimentos de poner a Jonas, Pabón, Canales e incluso a Viera de extremos no han funcionado. Solo hace que se formen embudos y se vuelva a jugar por dentro sin efectividad.

El trivote, ese gran olvidado

Romeu, Fuego y Banega. Así de fácil lo pongo para dar consistencia en el centro del campo. En determinados partidos es bueno amarrar y controlar el partido para que la defensa no sufra. No es nada malo tener a tres centrocampistas y solo un punta pero no sirve de mucho si no hay dos verdaderos extremos que desborden y ayuden en la salida de balón. Ni mucho menos puede valer si el delantero no es rápido y eso Postiga no lo tiene.
Tampoco estaría mal que los laterales supieran guardar la posición y no siempre estén en casi medio campo. Ahí muchas veces se ven huecos tremendos que los centrales intentan tapar dejando espacio los rivales y por lo consecuente el equipo se parte.