Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

09 septiembre 2013

Un canto a la libertad

Este fin de semana nos ha dejado buenos partidos, sobre todo en partidos de selección, que han protagonizado todo el panorama futbolero.
Entre los varios partidos de clasificación para el Mundial de Brasil que se podían ver, yo me quedé con el Colombia - Ecuador, que se jugó en Barranquilla y bajo una fuerte tormenta; la misma que más tarde le tocaría vivir a los ecuatorianos sobre el césped.
Sin duda, el sólo echo de ver sobre el terreno de juego a estrellas como Antonio Valencia, James, Falcao y Guarín entre otros, me daba suficientes motivos para quedarme a trasnochar una vez más.
El partido empezó más tarde de lo normal por el aguacero que dejaba el campo seriamente tocado. Eso no cambiaría que el guión supuesto cambiará ni un tan siquiera un pequeño matiz ya que Ecuador no fue capaz de dominar el partido ni tan siquiera pudo crear demasiado peligro en el área rival.
Me llamo la atención la ausencia de Felipe Caicedo. El ex delantero del Levante es el faro de Ecuador y sin él no hay referencia clara, ni tan siquiera poderío ofensivo. El peso lo tenía que llevar el media punta del Manchester United, Valencia, pero naufrago con su posición tan atrasada sin apenas poder explotar su talento cerca del área.
La selección colombiana me gustó mucho y eso que sólo ganaron por 1-0. Formó con Zuñiga en el lateral, un auténtico dolor de cabeza para la zaga rival. Además pude ver que Perea sigue siendo titular pese a no estar en el Atlético de Madrid; llevaba el brazalete de capitán.
El centro del campo de Colombia fue muy estratégico. No se pararon a tener el mejor medio campo creativo sino más bien la idea era crear un muro que diera libertad a los cuatro de arriba. La pareja Abel Aguilar - Carlos Sánchez dio un buen rival para dar equilibrio al juego ya que para dirigir la orquesta ya estaba James Rodríguez.
Guarín no salió hasta bien comenzada la segunda parte y buena culpa de ello es el buen resultado que el equipo estaba ofreciendo. El gol llegó tras un disparo fuerte y seco desde 30 metros de Falcao que tras el rechace del meta le quedo muerta a James para subir al marcador el único tanto del encuentro.
Sinceramente la selección colombiana volverá a estar en un mundial por méritos propios. Una buena selección que basa su juego en los tres referentes mundiales; Falcao, James y Jakcson.