Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

10 agosto 2013

Último ensayo

Tras una pretemporada de menos a más, el Valencia CF, se mide al Olympiakos en lo que será el partido de presentación y por tanto en último ensayo antes de empezar la liga en próximo fin de semana ante el Málaga.
La estancia en Alemania fue algo rara, no se marcó y encima fueron encuentros a bajo gas contra equipos de medio pelo a excepción del Stuttgart. Sinceramente es la peor parte de la pretemporada, las piernas pesan y les faltan ritmo. Por no decir que muchos aún no estaban por aquello de la Copa Confederaciones.
Ya frente al Milán se empezó a ver un gran cambio de juego, actitud y buena entrega. Se perdió pero las sensaciones fueron muy buenas. Tan buenas fueron que en el viaje hacia EEUU, sólo hicieron que ganar.
Primero ante el Inter de Milán por 4-0 y luego ante el Everton por 0-1. Dos rivales de un buen nivel al que el Valencia supo acorralar y doblegar.
No pude ver el encuentro del Everton pero 25 minutos del partido ante el Inter me valieron para saber que el Valencia está en el buen camino.
Vi jugar al Valladolid de Djukic la temporada pasada y adaptándose a los jugadores que tiene ha sabido traer su idea al Valencia. Su idea es muy clara, mucha posesión y presión en la defensa rival. Los laterales son primordiales y su trivote inamovible.
Joao y Guardado le vienen a las mil maravillas para hacer juego por banda, mientras Jonas, Banega, Bernat, Feghouli y Viera se reparten la línea de medias puntas.
El trivote mágico con Oriol, Michel y Parejo le da un plus a su gran desgaste de presión y posesión que quiere Djukic.
Otra cosa bien distinta será el delantero ya que Alcacer no ha demostrado nada y Postiga es el teórico suplente del que aún puede venir.
Por último que el centro de la defensa donde Mathieu y Ricardo Costa son titulares y hay cierta duda por ver si Ramí acaba quedándose. Tal vez los centrales están justos y más por la posibilidad de que Cissokho salga, ya que aunque es lateral, esto obliga a tener a Mathieu de central fijo.
A excepción del delantero, no parece que vayan a ver más movimientos y tal vez pueda ser algo peligroso para la defensa.
¿Será suficiente?