Euro Sub 21 Polonia 2017

Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

13 julio 2013

Sigamos con sorpresas

Si los fichajes del Real Madrid me han llamado la atención, el caso de los delanteros en el Bayern de Munich se merece un capitulo exhaustivo de los inspectores del FBI al mas puro estilo Expediente X.
¿Habéis visto la vara de medir con el peruano Pizarro y con el alemán Mario Gómez? Sin duda dos delanteros que han brillado en el fútbol europeo, ambos con ya tiempo en el equipo alemán y que tienen una gran experiencia a sus espaldas.
Aunque el ariete peruano es mas mayor que su homologo, Gómez, hay que decir que esto no le ha importado a Pep Guardiola a la hora de decidir quien se queda y quien se va. Para empezar se ha hecho lo teóricamente incorrecto. Se ha renovado al ya pasado de vueltas y que apenas le queda fútbol de élite como es Pizarro y en cambio se ha vendido incomprensiblemente a Mario Gómez a la Fiorentina.
Repasando la carrera de ambos hay que recalcar que Claudio Pizarro hizo 11 goles la temporada pasada y Mario Gómez consiguió marcar 13 goles. La diferencia es mínima, concretamente de 2 goles mas y aun así se ha decidido vender al teóricamente joven y titular para dar una temporada mas al que ya casi esta retirado con sus 34 años cumplidos.
Sinceramente no entiendo el porque a Mario Gómez con 28 años, internacional absoluto con la selección de Alemania y con 187 goles a sus espaldas (compartidos entre Stuttgart y Munich) se le ha dejado salir del club y en cambio a Claudio Pizzaro que con 34 años ya esta de vuelta se le decide dar una temporada mas.
Con Mario Gotze recién fichado y sumando a Muller, Mandzukic y el renovado Pizzaro, se queda una plantilla algo coja viendo que el esquema del Bayern siempre ha sido de jugar un 4-5-1 alternando su doble pivote pero siempre con un solo punta. Veremos si al traspasar al hombre objetivo, Guardiola pretende cambiar el estilo de juego e implantar un patrón de juego totalmente diferente al que se conoce en Munich.
Esta claro que el equipo esta echo de hace tiempo pero tras ganar los últimos tres grandes trofeos, a Guardiola le queda mantener lo cosechado por Heynkes y sobretodo implantar su sello personal. A juzgar por la venta de Gómez y el fichaje de Gotze, esta claro que el sistema cambiara.