Euro Sub 21 Polonia 2017

24 enero 2013

Más de lo mismo

Ayer se terminó la trilogía entre Valencia y Real Madrid con un resultado global esperado pero con matices inesperados.
El primer partido, el de Copa del Rey, deparó un Valencia valiente pero inoperante en el remate. Bien es cierto que el árbitro, Muñiz Fernández, no ayudó pitando tres fuera de juego inexistentes, dos penaltis y además debió anular el segundo gol, de Higuain, por manos. Aún así el Valencia perdió por 2-0 y con sensación que hizo un buen partido pero faltó apelar a aquella frase de Benítez: " Contra el Madrid hay que hacer el doble para sacar la mitad", que gran verdad.
El partido de liga en Mestalla fue otro cantar, tal vez el peor de los tres partidos consecutivos. El Valencia naufragó con una defensa demasiado adelantada y sobretodo un ineficiente trio argentino compuesto por Gago, Tino y Banega, que ni creó juego ni tampoco supo tapar los pases de Xabi Alonso, Khedira y Ozil. El 5-0 fue bochornoso y quedó entredicho el planteamiento de Valverde. Por primera vez se vio que Gago no es el medio centro defensivo que deba hacer olvidar a David Albelda y además Ricardo Costa hizo aguas en el lateral derecho, cosa que dejó bien claro que Barragan no cuenta.
En el tercer y último partido de la trilogía ante el Madrid, la imagen junto al juego mejoró y se vio un Valencia comprometido y con las ideas claras. Jugó Guaita en portería y se noto, jugó Joao Pereira y el equipo dio un salto de calidad en el lateral derecho y por último jugo Victor Ruiz de medio defensivo y no desentonó. Aparte de esto volvió Cissockho al once titular, por lo cual Guardado volvió a su posición natural y también se vio que Jonas y Viera no están bien y su futuro se antoja negro, sobretodo pinta mal para el canario.
La nota positiva la puso Canales que volvió a jugar después de 9 meses de lesión y además Arqués  el chaval del Mestalla, tuvo su premio al ser convocado, aunque no llegó a jugar.
El próximo rival es el Deportivo de Domingos Paciencia, el cual no atraviesa un buen momento al ser colista de la liga y sobretodo al perder en su último partido ante Osasuna, un rival directo por la permanencia.