Euro Sub 21 Polonia 2017

17 junio 2012

Final inesperado

Primer grupo de la Eurocopa, en este caso el a, que queda sentenciado. La sorpresa ha saltado al igual que un saltamontes en verano; contra todo pronostico Grecia ha ganado a Rusia con gol de Karagounis mientras que República Checa ha hecho lo propio con Polonia al ganar también por la mínima por uno a cero con gol de Jiracek.
Nadie daba un duro por Grecia al ser el que peor lo tenía al contar con tan sólo un punto y ser la última del grupo pero ha conseguido ganar a la más favorita, Rusia.
Rusia ha ido de más a menos empezando arrollando en el primer partido a República Checa por 4-1 para ir bajando frente a Polonia donde sólo consiguió empatar y por último la debacle ante los griegos por uno a cero.
En cuanto a República Checa ha sido el caso contrario a Rusia ya que tras perder en el comienzo con los rusos consiguieron levantarse y sumar seis puntos frente a Grecia y Polonia que le a valido para ser primera de grupo, parece sorprendente tal como empezó la cosa pero el fútbol es así. Sin duda los checos han sabido aprovechar sus puntos fuertes que se basan en transiciones rápidas hacia los extremos dirigidas por un espectacular Rosicky. Los extremos han sido cruciales en el buen juego checo ya que Jiracek pone la fuerza y la experiencia y por otra parte Pilar pone la clase técnica que posee y un gran talento para actuar en banda izquierda.
En cuanto a la parcela defensiva destacó por encima de todos a Plasil que ha rendido a un nivel bastante alto en su labor de medio centro destructor.
Lo que no me ha gustado de República Checa ha sido el bajo rendimiento de Milan Baros. Como bien decía Maldini en las retransmisiones no logró entender el porque sigue siendo titular cuando se lo merecía más Tomas Peckhart el cual para desgracia sólo ha jugado los minutos de la basura. Baros es un delantero sobre valorado que lo único que tiene es el pasado cuando brillo en la Eurocopa 2004 y posteriormente ficho por el Liverpool. A partir de ahí su carrera ha ido decayendo a pasos gigantes pero imconprensiblemente sigue gozando de un puesto en el once checo.
Por último me que una de las dos anfitrionas, Polonia, que se va a casa con un fútbol ofrecido bueno pero insuficiente para poder pasar a cuartos. Yo me que sorprendido al ver el juego tan atrevido que propuso ya en su estreno frente a Grecia pero no supieron cerrar el marcador y los griegos son lo bastante listos para saber las debilidades, aún así consiguió un valioso empate. Ante Rusia casi vuelve a dar la campanada pero fue la misma historia, mucho corazón pero poco aguante, otro empate más que por lo menos le dejaba con posibilidades de pasar a cuartos ganando el último partido ante los checos, cosa que no fue posible. La realidad fue dura pero real, son un equipo a pulir, joven con ganas y quien sabe si en un futuro logran alcanzar mayores metas.
En resumen, pasa una buena selección checa demostrando que ante Rusia sólo fue un susto y una Grecia que recuerda a la del 2004 cuando alzó la Eurocopa para sorpresa de todos; el esquema es idéntico con un juego racano y defensivo esperando los errores del adversario para aprovecharse y marcar.