Euro Sub 21 Polonia 2017

10 marzo 2012

El jugador bueno juega en el club que quiere

Lo que se ve desde fuera no es siempre lo que realmente ocurre y es que el jugador bueno, es decir, el que tiene mil posibilidades de como llevar su vida deportiva siempre acaba decidiendo por el mismo su propio futuro.
Muchos clubs se empeñan en decir que su jugador estrella no se va a ir del club porque es fiel, le encanta jugar en dicho club y, ¿porque no decirlo? es un incondicional del club que le paga. Pues bien ni una ni otra, vamos que por muchas pamplinas y frases hechas que digan los presidentes de turno luego no valen de nada porque el único que manda hoy en día para decidir donde va el jugador es el dinero, poderoso caballero.
Ir diciendo esto no es popular pero no solo son palabras sino hechos, vamos hay un montón de ejemplos clarisimos de esta afirmación tan rotunda como cierta.
Cristiano Ronaldo
Alex Fergusson se empeño año tras año que por mucho que el Real Madrid intentara fichar al astro portugués, este no se iba a ir de Old Trafford. Primero fue Ramón  Calderón y luego vino Florentino y ¡uala! unos cuantos ceros mas a la propuesta millonaria y fichaje cerrado. Cristiano Ronaldo ha nacido para jugar en el Real Madrid hasta que otro club diga lo contrario poniendo mas pasta encima la mesa.
Figo
Que casualidad otro jugador portugués y misma realidad. Otra vez vamos a lo mismo, jugador bueno y muy valorado que parece que nunca va abandonar el club que le ha visto triunfar y ale de una temporada a otra ya había cambiado la camiseta azul grana por la blanca.
Tevez
Este caso es singular porque llego al Manchester United como gran jugador, se fue como gran jugador al Manchester City y ahora ni lo quieren en uno ni en otro. Si en algo se han puesto de acuerdo lo dos clubs de Manchester es que odian al delantero argentino sobre todas las cosas, es curioso pero un jugador no hace un equipo pero si lo puede corromper.
Cesc
Desde bien pequeñito en Londres, jugador estrella llegando a ser capitán de un histórico de la Premier League. En el Arsenal lo era todo y Wenger se negaba en rotundo a una salida de su prolongacion en el terreno de juego pero no contaba que el chaval salio de la Masia y además seguía siendo cule. El Barcelona lo intento varias temporadas y al final ocurrió el final esperado. Unos cuantos millones y viaje a la ciudad condal. Ya nadie se acuerda que Cesc fue todo en el Arsenal y ahora parece que haya jugado toda la vida en el Barcelona, que curioso esto del fútbol.
Robin Van Persie
Este caso aun no ha ocurrido pero apunto esta de que tome forma un nuevo culebrón en el Arsenal. Misma historia que Cesc Fabregas ya que el holandés tras varias temporadas ha conseguido explotar y ahora se dice que entre otros clubs el Manchester City lo sigue muy enserio. Tanto es así que ya ha habido declaraciones de Wenger afirmando que no dejara salir al delantero holandés por ninguna cantidad, es decir, lo ha declarado intransferible al igual que paso con el centro campista español. Pero ¿cual fue el final? pues el mismo que pasara esta vez con Van Persie, acabara marchándose ya sea al City o a otra poderoso club, tiempo al tiempo.
En fin que los jugadores buenos juegan donde les apetece y aunque los clubs por medio de presidentes o entrenadores se empeñan en retener al jugador no tienen nada que hacer.