Euro Sub 21 Polonia 2017

19 enero 2012

La transformación de Jonas Gonçalves

Pasar de jugar en una liga inferior a una superior con el cambio inclusive de continente no tiene que ser un fracaso seguro como lo ha demostrado el brasileño del Valencia, Jonas Gonçalves.
El punta brasileño venia como gran goleador tras sumar 42 tantos oficiales en todo el año 2010 pero los goles de Jonas no han sido justamente lo que le ha hecho triunfar en el Valencia. Tras un comienzo algo dudoso en su llegada en enero del año pasado, el entrenador valencianista Unai Emery, decidió retrasar su posición asta la media punta o dicho de otra manera el típico jugador enganche entre el centrocampista organizador y el delantero. La formula le ha salido bien y ahora el brasileño destaca en la posición de enganche donde ha dado rienda suelta a otra de sus grandes cualidades, el ultimo pase. Sus múltiples asistencias han hecho las delicias de los delanteros del Valencia, sobretodo de Roberto Soldado que esta encantado con su pareja de baile. Además si esto fuera poco, aparte de su nueva faceta de pasador magistral, también tiene tiempo de desarrollar su antiguo rol en el Gremio de goleador y de vez en cuando vemos algún que otro gol del brasileño que no son muchos por su posición retrasada y el protagonismo de Soldado pero que aun así son de gran calidad.
Un brasileño organizando no es algo muy común en Brasil ya que es de sobra conocido que en el país sudamericano se le conoce por sus excelentes delanteros pero este caso es especial y es que aparte de haberse convertido en un buen enganche viene de ser un gran goleador en la liga brasileña con el Gremio. De hecho los 42 goles oficiales en todo el 2010, le ha servido para ganarse un sitio en la historia del Gremio por delante de Jardel o el gran Ronaldinho.
Por si esto fuera poco, tras triunfar en el Gremio y destacar en el Valencia, la oportunidad de su vida le ha llegado con la convocatoria de la Selección Brasileña. A su favor ha jugado que Menezes le conoce perfectamente, tras entrenarle los tres últimos meses de 2007 en Gremio.
Ha llovido mucho para volver a ver brillar un punta brasileño en el equipo valencianista.  El Valencia ha contratado a varios delanteros brasileños, pero la mayoría no triunfaron, ni siquiera Romario (1996), que llegó en su declive futbolístico. Hay que remontarse a los años 70 para encontrar un precedente positivo: Waldo Machado Da Silva. Hizo historia en el club y aparece en la lista de los mejores goleadores del club en el tercer lugar, por detrás de Mundo y Kempes, con 115 goles en 215 partidos.
Estamos ante uno de esos jugadores que llegan de puntillas y luego se convierte en un fijo a pasos pequeñitos pero eficaces para marcar con letras de oro en la historia blanquinegra. Ojala sea así por su bien y como no por el bien del Valencia que falta le hace tras tanta salida de estrellas.
Por cierto, hay muchos que critican a Unai Emery, pero hay que ser honestos y reconocer que esta vez ha dado en el clavo al situar de media punta al brasileño. Todo un gran acierto anotado al entrenador vasco.