Euro Sub 21 Polonia 2017

Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

30 enero 2012

El Sardinero, campo maldito

Nefasto, inofensivo, pasivo, dormido, pasota, despistado todos son validos y podría seguir nombrando adjetivos para describir el pobre partido jugado hoy del Valencia frente al Racing de Santander en El Sardinero. Siempre que puedo y la hora me lo permite suelo ponerme a ver el partido que le corresponda al Valencia pero últimamente parece que ver al conjunto valencianista es lo mismo que ver un partido de pin pong, vamos un autentico rollazo.
La primera parte la he podido ver entera y la verdad que podría habérmela saltado perfectamente porque ha sido muy triste. En el minuto uno, que aun me estaba sentando con mi heinneken en la mano, ya perdía el Valencia, una vez mas, con gol tonto a balón parado esta vez toco de un mal rechace en un córner seguido de una inoperante defensa a la hora de tirar el fuera de juego gracias al quedarse empanado Barragan lo cual habilitaba a Adrián para que marcara a placer tras pase de Munitis, en fin un autentico desastre para empezar el partido. El que te marquen en el primer minuto solo hace que vayas a contracorriente todo lo que resta y encima ante un equipo, como lo es el Racing de Santander, que se suele replegar muy bien para defender con uñas y dientes el marcador a favor.
El Valencia estaba a merced del equipo cántabro que veía como sin apenas esfuerzos tenia ocasiones gracias a una buena presión y sobretodo a múltiples errores defensivos de la defensa valencianista que se sucedían continuamente con un Víctor Ruiz totalmente negado en el pase. Aparte de la defensa la línea de medio campo no ayudaba lo suficiente a cortar el pobre juego de balón que ofrecía el equipo ya que los dos medios centros, Tino Costa y Banega, no entraban a organizar y además estaban estancados ante el férreo marcaje del rival. Toda la primera parte se podía ver perfectamente que el juego no era fluido porque el equipo estaba totalmente partido por la mitad. La defensa estaba muy atrás y luego los medios centros y el media punta Jonás tenia que ir bajando asta la defensa para poder tocar balón lo cual hacia que los defensas cántabros se posicionaran con suficiente antelación y así privar de la posible sorpresa de los delanteros ches. No solo el problema venia por el partimiento del equipo sino porque tampoco funcionaban las bandas con un Piatti combativo pero sin apenas efecto y por la otra banda, Feghouli, solamente ha tenido una incursión y tendía ha meterse hacia el centro lo cual dejaba la banda derecha totalmente vacía con la única variante de Barragan que apenas ha subido. A todo esto no hay que olvidar que el juego rápido no ha existido y cuando hay tanto jugador de buen toque no puedes jugar a dormir el balón porque además que no tiene sentido tampoco le favorece a los intereses del equipo. Aparte de todo esto, Soldado, ha sido una isla todo el partido y solo la entrada de Aduriz ha hecho olvidar el pobre bagaje del delantero valenciano. El vasco ha puesto ímpetu y su buen juego aéreo a hecho desquebrajarse toda la defensa cántabra, suyos han sido los dos goles por parte del Valencia hoy.
En la segunda parte solo he podido ver hasta el minuto 20 que aun iban 1-1 pero visto el resumen tampoco es que me haya perdido mucho ya que, en el anterior partido de liga ante el Osasuna, paso lo mismo, es decir, bronca y juego sucio ante la impotencia de jugar bien. El Valencia ha entrado en una dinámica muy peligrosa como demuestran los últimos resultados en liga en el mes de enero y puede dar gracias que hoy hay empatado 2-2 porque sinceramente no merecían ni siquiera el empate. Juego pobre y simplón sin intensidad que se viene viendo en los anteriores partidos frente a la Real Sociedad, el Osasuna y hoy frente al Racing de Santander.
Supongo que por ser partido importante y además sumarle que es una semifinal, frente al Barcelona, se mejorara pero mas les vale hacerlo y poner todo lo que haga falta porque se necesita mucho mas que se ha visto para poder ganarle al Barcelona que aunque tenga bajas sigue siendo un firme candidato a ganar la Copa del Rey y todo lo que se le ponga por delante.