18 septiembre 2011

Vuelve la ramera errante

Tal vez muchos estén pensando que tiene que ver este titular con algo relacionado con el fútbol pero hoy pensando en la película que emiten esta noche en Antena 3, “La ramera errante”, me ha venido al pelo para poder hablar en este artículo de la chulería de Cristiano Ronaldo.
Puede que seas o no de Real Madrid, que te caiga bien, mal o indiferente o simplemente que ni si quiera te guste el fútbol pero hay una cosa que es innegable para cualquier persona con dos dedos de frente.
Me refiero claramente a la famosa frase de Cristiano Ronaldo, “Me silban porque soy rico, guapo y famoso”, justo cuando acabo el partido de Champions League frente al Dinamo de Zagreb donde además recibió una brutal entrada de Leko (todo hay que decirlo y la verdad es la verdad aquí y en Lima). Pues bien, todo lo bueno que es técnicamente lo tiene igual en su carácter prepotente y chulesco.
Nadie está diciendo que sea verdad o sea mentira la declaración que hizo pero para ganarse el respeto de la gente hay que ir con humildad por muy famoso, rico o guapo que te consideres. Tal vez lo único que consigues diciendo eso es que te vuelvan a abuchear el próximo partido ya que les das la razón a toda esa gente que piensa que eres estúpido (yo soy uno más que lo pienso).Pensando en frio, ¿Qué necesidad tiene un jugador de nivel estrella hacer ese tipo de comentarios? ¿Acaso mejora su rendimiento? La respuesta se antoja clara. Queda patente que no hay necesidad de decir tal tontería ya que ni va a mejorar tu relación con los aficionados y mucho menos vas a jugar mejor.
Este chico se lo tiene tan creído que hasta ciertos periodistas le dan la razón e incluso serían capaces de besar por donde pise el internacional portugués. Todos esos le hacen un flaco favor porque ese tipo de reacciones no le van bien ni al club ni a la liga BBVA ya que se transmite una imagen de soberbia.
Volviendo al principio del hilo, lo del título, le viene al pelo ya que hoy vuelve al equipo tras los famosos tres puntos de sutura que le dieron en el tobillo y las posteriores declaraciones para jugar frente al Levante. La ramera vuelve por sus fueros por tanto que tengan cuidado los jugadores del Levante porque ya se sabe que en España al señorito no se le puede ni mirar, cualquier gesto o simple acercamiento será falta. Me da a mí que hoy seguro que hay alguna jugada polémica o incluso algún que otro penalti inexistente (como el que se pitó frente al Getafe) con el actor protagonista, la ramera Ronaldo.