23 septiembre 2011

Real Madrid y Barcelona bajan el listón

Ante de empezar la Liga BBVA, muchos decían: esta liga es cosa de dos. Cualquier persona que haya visto los partidos que se llevan hasta la fecha de hoy en el torneo podrá deducir que cosa de dos nada de nada. Lejos queda aquella liga donde Real Madrid y Barcelona les sacaban casi 30 puntos al tercero llegando cada uno a los 90 y pico puntos y que a la postre se decidió en los decisivos partidos del Bernabeu y el Camp Nou. Ahora la realidad es bien distinta.
Por parte del Real Madrid, se ha demostrado que no está ni mucho menos a su mejor nivel, ya que perder puntos frente al Levante donde perdió por la mínima y además empatar frente al Racing de Santander en el último partido que disputaron no es muy normal para un equipo que aspira a ganarlo todo. Algo pasa en la casa blanca porque ni siquiera el pensar que al ser el segundo año de Mourinho (en todos sus equipos que ha entrenado su segundo año ha sido mucho mejor) a cargo del Madrid iba a ser mucho mejor les ha salvado del pobre inicio. La guerra en la Supercopa de España parece ser que fue un síntoma de lo que veríamos en la liga y así se ha demostrado. Mucho va a tener que cambiar el equipo de “Mou” si quiere llegar a Navidad. Muchos frentes abiertos como las continuas salidas de tono de jugadores titulares como por ejemplo Pepe, Khedira y Di Maria que ya han dejado muestras de su juego sucio. Otro frente abierto es el pobre bagaje goleador de un desconocido Benzema.
En el Barcelona la cosa parecía distinta al su eterno rival tras el festín que se dio frente al Osasuna tras ganarle 8-0 pero la realidad fue bien distinta ayer miércoles en Mestalla frente al Valencia. El esquema que propuso Pepe Guardiola de jugar con tres defensa le dio alas al ataque valencianista con un Mathie espectacular penetrando en varias ocasiones por banda izquierda. La primera parte finalizo con un sorprendente 2-1 a favor de los “che” y con la sensación que el Barcelona está totalmente desquiciado al no poder derribar el muro defensivo. Una gran presión y un sobre todo el gran colocamiento táctico fue las armas para parar al poderoso Barcelona pero los partidos duran 90 minutos y el Valencia perdió fuelle en la segunda parte. El cansancio y además la substitución por lesión de David Albelda fue clave para el empate del Barcelona que apunto estuvo de poder ganar el partido con sus continuas oleadas en ataque que dirigía un inspirado Messi y ayudado por dos jugadores de refresco, David Villa y Thiago. En el tiempo de descuento fue expulsado Jordi Alba por unas palabras inadecuadas y puso en verdaderos apuros a sus compañeros pero por suerte para el Valencia el resultado no se movió y el 2-2 fue definitivo.
Por tanto está claro que esta temporada los dos grandes no están en su nivel óptimo. Los equipos como Valencia, Sevilla y Atlético de Madrid tienen que aprovechar la oportunidad de subir al carro de la liga.