Euro Sub 21 Polonia 2017

29 junio 2017

Eslovaquia sub 21, talento mas que interesante

Un formato tan pequeño donde hay tres grupos, se clasifican sólo los tres ganadores y el mejor segundo, siempre deja esos combinados que pese a demostrar que tienen más potencial que nombre, no les vale para poder seguir adelante.

Tal vez este sea el caso de Eslovaquia. Es mas, quitemos el tal vez, porque sin duda, los eslovacos han sido una de las selecciones que mejores sensaciones han dejado en la citada fase de grupos. No pasaron a semifinales pero los ojeadores tienen un filón muy interesante donde rascar a buen precio y con el agravante de saber que fichan talento puro, diamantes por pulir.

Tirando de apuntes (gracias a mi ya famosa libreta pequeña, de tapa roja y formato cuadriculado) he ido recopilando varios detalles, desde los gestos individuales hasta la forma de defender una jugada a balón parado. Pero como no quiero pararme en los aspectos globales, iremos directamente a lo que realmente se quedó grabado en mi retina y que cuando pasen unos cuantos años y me pregunten por quien era ese extremo tan peligroso que le fastidió el partido a la anfitriona Polonia, podré responder: Ah! si si, ese era Mihalik, una auténtica tortura para los zagueros rivales con sus constantes diagonales.

Zaga ordenada tal como un ejército de juncos, un pulmón en el fragor de la batalla y clase técnica para las alas.


Eslovaquia no puede competir con las grandes potencias europeas si pretende igualar el juego de posesión pero si puede armar un juego de alta presión, colocación medida y sobretodo grandes dosis de técnica de sus dos armas punzantes en ambas bandas.

Es por ello que cuando vi a Eslovaquia me quedé prendado de tres jugadores. Luego ya me gustaron dos o incluso tres mas, pero si tuviéramos que poner a tres generales tendría muy claro que son los que a continuación os citare.


Lobotka es el pulmón que se encarga de unir el medio campo, de proteger a sus zagueros y de paso aun le quedan fuerzas para no rifar el balón e incluso pisar área rival con cierto peligro. Ahora bien, lo más seguro es que en vuestra cabeza penséis ¿pero esta hablando de un Gerrard mas joven?

Pues no, os aseguro que no es Steven ni se le parece pero si sigue por ese camino tal vez no le tenga nada que envidiar. Pero haremos un matiz, no es una comparación, solo un apunte (de esos que los ojeadores les gusta poner para explicarles a sus superiores el porque deben ficharlo).

Eslovaquia jugó con sólo un medio centro posicional por delante de los cuatro defensas. El pivote defensivo de toda la vida que esta sólo para frenar cualquier ataque del media punta rival o en muchas veces de los medios creativos que se suman por su parcela. Un trabajo descomunal que si no se hace casi a la perfección, el equipo naufraga en la orilla. Uno de esos jugadores que siempre se quiere en el equipo pero que para muchos no es importante porque no marca goles decisivos, ni da asistencias ni tan siquiera es el crack del equipo pero da algo mejor que todo eso, equilibrio.

Dos bandas diferentes pero complementarias


A partir de Lobotka se dibujaba dos medios de apoyo (que muchas veces hacían la función de contención) y dos bandas muy interesantes. Por un lado teníamos a Mihalik que partía desde la izquierda y luego estaba Rusnák que ofrecía su juego desde la parte derecha del ataque. 

Normalmente cuando esto pasa se adivina que ese 4-3-3 va a ser muy clásico con dos extremos o interiores muy parecidos pero en el caso de Eslovaquia no fue así y no por ello fue un problema. Se complementan y eso solo podía significar cosas muy buenas para el punta Zrelak.

Mihalik es una bestia en ataque. Partir de banda izquierda era solamente sobre el papel que reparten antes de empezar el partido donde por regla lo sitúan. Es un atacante que reúne atributos tan importantes de un buen extremo como de un eficaz interior pero a ello le sumamos el instinto goleador de un killer. Suena bien, ¿eh?

Fue un incordio para las defensas rivales porque siempre hacía la misma jugada. Recibo al pie, encaro, miro con la intención de pasar pero cuando eso parece que va a suceder le doy un cambio radical y hago un recorte hacia dentro para sortear rivales que miran sin saber qué hacer. Una vez la furia desatada ha empezado solo le quedaba dar un certero pase al espacio al punta que se desmarca o lo que mas le gusta, disparar con violencia a la portería rival. 

Rusnák es el dueño de la banda derecha. Un artista que no le importa no tener la agilidad y desborde de su homólogo en la otra banda. Es su calidad técnica y su visión lo que le hacen ser un peligroso interior con dotes de media punta, de 10. Algo pausado, a veces como desconectado del juego pero siempre inventando pases inimaginables. Rusnák reúne lo que tal vez no tenga Mihalik, de ahí que sean tan complementarios y que muchas veces le dieran por coincidir en la misma parcela para poder combinar. Un lujo para esta prometedora Eslovaquia sub 21.


Actores secundarios


Los primeros tres jugadores son los que siempre marcas en rojo cuando ves el primer partido pero obviamente tal como van pasando los encuentros te das cuenta que hay más bolas en el cesto. Safranko, Bero, Chrien y Skrinar estan en ese escalón que merece ser siempre recalcado y subrayado con fosforito. 

Safranko es el típico delantero que salía cuando los partidos necesitaban una vuelta de tuerca. Un revulsivo que dejó buenos detalles. Bero y Chrien fueron dos dignos medios centros que en muchas ocasiones fueron volantes con una gran facilidad para sumarse desde segunda línea y sobretodo para dejar buenos goles de cabeza como el de Chrien en un córner ante Inglaterra. Por último esta el central Skrinar que me dejó asombrado cuando su físico imponente no le impedía ser hábil en la anticipación y eficaz a la hora de robar casi sin tocar al rival. Un defensa central mas que interesante.


Nombres para la historia de un país que sueña con tener un prometedor futuro


Portería para Chovan; defensa de cuatro con Valjent, Ninaj, Skrinar y Mazan; pivote defensivo para Lobotka con dos medios por delante con Bero y Chrien; Mihalik y Rusnák para las bandas con Zrelak en la punta de lanza. Estos son los once hombres que compusieron habitualmente el equipo de Eslovaquia sub 21 en el grupo donde estaba Polonia, Inglaterra y Suecia.

Un equipo que antes de empezar el torneo no estaba entre las favoritas para hacer nada grande y de hecho parece que no lo hicieran pero recordemos que estuvo a punto de pasar como una de las mejores segundas clasificadas con esos 6 puntos que cosecharon. Lástima que Inglaterra remontara el gol de Chrien.