Euro Sub 21 Polonia 2017

Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

06 febrero 2017

La pizarra: Egipto, Hoffenheim y Manchester City


La pizarra es clave en cualquier partido de fútbol que queramos ver. La táctica es tan importante como los jugadores que pone el entrenador en el once inicial. Particularmente siempre he sido de los que le da un toque de atención a los detalles pequeños como por ejemplo ver las coberturas, como forman cuando no se tiene el balón y a la inversa e incluso ver como se sacan los corners entre muchas otras cosas que para la mayoría pasan desapercibidos pero que siempre quedan en la retina a la hora de repasar el como y el porque de cualquier resultado final.

En esta caso nos vamos a centrar en tres partidos que se han jugado en la primera semana de este mes de febrero que ya amenaza con saldar torneros como el reciente finalizado en el continente africano con la Copa África 2017 y ligas europeas que empiezan a contar hacía atrás el inevitable desenlace como por ejemplo la liga inglesa y la liga alemana. Concretamente escribiré sobre el planteamiento de Egipto, el buen hacer del Hoffenheim de Alemania y el siempre interesante esquema camaleónico del Manchester City.

Cúper y su manera de jugar


Vaya por delante que veo en Héctor Cúper un gran entrenador. Tal vez la suerte no este con él con aquello de llegar a tantas finales y perderlas todas pero yo voy más allá y me quiero quedar con un manera de ver los partidos, de plantear la estrategia y de por supuesto saber el porque llega siempre a una final con un equipo que en principio parte con desventaja ante sus competidores. En este caso esta Egipto que nadie daba nada por su presencia en la final de la Copa África 2017 pero que rompiendo todos los pronósticos consiguió llegar.



Durante todo el torneo se ha visto el mismo esquema y la misma idea de juego para intentar doblegar a su rival independientemente de contra quien jugara. La selección de Egipto hizo buena su idea de defensar en dos líneas bien marcadas de cuatro jugadores dejando que sólo la estrella del equipo, Salah, estuviera fuera de la labor de sacrificio a la hora de replegar. Ante Burkina Faso me fije que por mucho que intentarán empujarlos con la intención de encontrar un hueco, no hubo manera. Fijaros en como se monta la férrea línea de cuatro defensas y sobretodo los pocos huecos que dejan delante de ella. Egipto invita a jugar alejado de la portería de su portero y a naufragar por dentro con la única vía de entrar por fuera y por tanto jugársela al centro.

Hoffenheim y su mentalidad de equipo dominador


Estuve viendo el partido entre el Hoffenheim y el Mainz con la grata sorpresa de que los locales no estan en posiciones europeas por simple casualidad. Su gran temporada esta refrendada por una idea de juego muy poco común en equipos humildes. En este caso vemos como no le asusta nada adelantar sus líneas, dejar un gran espacio entre la defensa y el portero e intentar dominar desde un principio. 



Las dos claves estan en su defensa de tres centrales y sobretodo en el embudo que forma en el centro del campo donde es difícil quitarles el balón si no se presiona al defensa central. Podemos ver claramente cómo la idea es estirar el equipo y buscar la espalda de los zagueros rivales. Se mueve el balón rápido entre los tres centrales buscando una salida por fuera para volver a meter el dominio por dentro y armar el consecuente pase en largo que ofrece el desmarque al espacio de cualquiera de los dos puntas que pone en liza el equipo alemán.



En la jugada del primer gol, podemos ver claramente lo que quiere el Hoffenheim. Tras despistar sacando el balón hacia las bandas y mareando un poco al rival que corre sin saber que la idea es que Rudy reciba con la suficiente clarividencia para dar el pase definitivo a Uth que ya ha trazado el desmarque al espacio en diagonal. La defensa del Mainz se queda descolocada y nada puede hacer.

Guardiola y su idea del lateral fusionado


El encuentro del Manchester City ante el Swansea sirvió para dos cosas aparte del dominio abrumador de posesión con el que nos tiene acostumbrados. Guardiola volvió a poner en marcha el plan lateral fusión. Aparentemente parecía que el City salía con defensa de cuatro jugadores con un sorprendente Fernandinho en el lateral derecho pero la idea es muy distinta. 



Pep tiene en mente que los partidos se ganan con superioridad en el centro del campo además de ser preciso en el pase y por ello suma una variante que el rival no espera. Fernandinho tuvo la doble faena de ser lateral cuando el Swansea atacaba y de ser interior cuando el balón circulaba a favor de su equipo. Una labor que dejaba una superioridad por dentro para poder tocar y además daba algo más de profundidad al equipo. La variante no es nueva pero siempre es bueno destacarla. Esta vez salió bien.