Euro Sub 21 Polonia 2017

15 enero 2017

En medio de la marejada irrumpe Carlos Soler

El Valencia esta siendo un caos a nivel deportivo e incluso también en el tema institucional pero dentro de todo el pesimismo del mal juego, la mala temporada, pelear por no descender además de todos los problemas acerca de los fichajes y de los entrenadores, surge una mínima esperanza. Es como cuando pretendes plantar tu propio jardín y sabes que no va a florecer nada pero un día te levantas y como por arte de magia ver un pequeño resquicio, es una flor en un rincón!

He estado ojeando los últimos tres partidos del Valencia (Osasuna, Celta y Espanyol) y pese a que en todos se ha sufrido e incluso se puede decir que no se ha sacado buena nota a excepción de este último citado, me llevé una grata sorpresa. La cantera cuenta, es válida y lo que es más importante, se siente con ganas de dar ese paso adelante. Jugadores como Rafa Mir, Toni Lato, Sito, Javi Jiménez y sobretodo Carlos Soler, estan teniendo un protagonismo que parecía olvidado en el último cajón del escritorio de Paterna.

Precisamente, Carlos Soler ha sido el que me ha llevado a estar contento en estos últimos partidos del equipo "che" y no pensar tanto en los pobres resultados ya que aunque parece todo feo, hay esperanza. El joven canterano ha irrumpido en el equipo con firmeza, sin alzar mucho la voz pero sin pausa dejando claro que es una joya que esta por pulir siendo ya titular en los onces habituales del equipo de Mestalla.



Soler se ha ganado estar en el foco bueno del equipo con su sencillez para jugar fácil, su desparpajo y su gran serenidad que a veces hace pensar que lleve varias temporadas jugando habitualmente cuando hace cuatro ratos que sabe lo que es la élite. Acostumbrado a jugar en el filial del Valencia y a pelear por ir subiendo escalones, los técnicos le auguraban un futuro brillante y de momento el chico esta dándoles la razón con creces. Tanto es así que ya se esta mirando que pasa si sigue jugando de esta manera, ya que su ficha es más acorde de un chaval que acaba de empezar que de una promesa casi hecha. Hace poco estuve leyendo y a la vez informandome de su contrato con el equipo y parece ser que si juega un mínimo de 10 partidos con el equipo su clausula pasa a ser de 20 millones. No se si es precisamente así pero si tengo claro que si para Voro es ya una realidad, para el club será una premisa imprescindible el sentarse a hablar con su agente para un más que posible blindaje contractual que aleje tipos como Wenger, por poner un ejemplo de entrenadores que pescan chavales en España.

De menos a mas


Es curioso que la mala fortuna de Mario Suárez jugando de defensa central y sus palabras después de aquel famoso partido, le hayan dado la gran alternativa a Carlos Soler. Tal vez solo sea una anécdota porque el chaval ha ido cosechando minutos con buena calificación, de menos a mas hasta asentarse en el equipo titular por delante de incluso Parejo, el cual fue suplente en Copa ante el Celta.

En Osasuna le vimos disputar su partido de estreno como titular y lo hizo realmente bien pese a jugar lejos de casa, en un estadio bastante difícil por la dureza del rival que acostumbra a ir fuerte y más viendo la situación actual que necesitan más que nunca puntuar para huir de la zona baja de la clasificación. En Vigo volvió a ser titular con una mas que correcta actuación, pese a que solo completó 45 minutos al ser sustituido por Parejo en el descanso del mismo. Finalmente en Mestalla, ante el Espanyol, ha sido de nuevo el medio centro ofensivo titular por delante de Enzo y Parejo que parecían ser sus guardaespaldas para que él tenga la suficiente libertad para dar esos pases horizontales que organice al equipo ofensivamente hablando.

Encontrando el rol ideal


Los tres partidos que ha jugado Carlos Soler lo ha hecho dejando muy buenas sensaciones pero si nos paramos a verlo de cerca podremos observar que falta por concretar donde puede brillar más siendo su habitad habitual el centro del campo. Partiendo de la premisa que el Valencia juega con un 4-2-3-1 y que esta claro que siempre se ha desenvuelto por el medio, a Soler solo le queda ser pivote, medio centro o como interior ya que las bandas quedan para jugadores con más verticalidad y velocidad como Nani, Munir, Bakkali y Mina.

Ante Osasuna recuerdo que jugó de pivote, justo por delante de los dos centrales, haciendo de hombre ancla pero si ser fijo como lo suele hacer Enzo. Tenía una misión más de jugar en la salida de balón que de llegar fácil al balcón del área. Eso hizo que se viera una versión un poco más diferente de él a diferencia de su rol ante Celta y Espanyol.

En Copa del Rey, en Balaídos, le vimos de nuevo en el corazón del medio campo pero sin estar encorsetado en el pivote sino que tenía la libertad de sumarse con soltura al ataque partiendo del interior derecho pero siempre vigilando su posición para no dejar desguarnecido el trivote que parece proponer Voro para su Valencia. Duró 45 minutos pero lo hizo realmente bien, sin alardes pero sin errores.

Tal vez ante el Espanyol se ha visto la culminación a todos los minutos que ha ido teniendo Soler a lo largo de los anteriores encuentros. De nuevo lo he vuelto a ver de interior o mediocentro derecho ya que tal como iba progresando el encuentro, su posición ha ido variando en función de lo que necesitaba el equipo. Me ha gustado su sencillez para recibir, pasar y no complicarse. Incluso he visto la faceta menos conocida o al menos la que aun no se había destapado, el disparo desde lejos. No ha marcado pero no le hace ascos a disparar de primeras. Tal vez en ese aspecto deba mejorar pero su visión y pase es exquisito.

La joya que tiene el Valencia en su equipo esta brillando con luz propia en una época convulsa, con resultados malos y con nubarrones acechando pero su humildad y sobretodo su saber estar le hacen ser casi imprescindible en el once. Sonrían, ha nacido un nuevo talento.