Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

25 octubre 2015

Tercer empate del Liverpool de Jürgen Klopp

El Liverpool juega bien pero vuelve a dejar carencias a la hora de finalizar


El Liverpool ha vuelto a empatar, esta vez 1-1, ante el Southampton de Ronald Koeman. No ha sido un partido brillante, ni muy vistoso pero si se han visto automatismos que claramente ha implantado el técnico alemán.
Los intercambios de Milner y Coutinho han sido la tónica habitual

Ha llevado el peso del partido ya que el Southampton quería salir a la contra con balones largos a Pellé aprovechando que este las baja todas para que se sumen Tadic, Mané y Clasie. Bien es cierto que los Saint's han tenido varias pero realmente, si alguien merecía ganar era el equipo de Anfield.

Me ha gustado mucho ver esas variaciones de los interiores que particularmente parten como extremos y después van permutando su posición. Milner en la derecha, que parece haberse quedado fijo ahí, Coutinho en la izquierda pero con tendencia a irse a la media punta y Lallana de segundo punta casi como un delantero más por detrás de Origi. Así ha formado el Liverpool en ataque quedando un doble pivote compuesto por Leiva y Can más una defensa de 4 jugadores con Clyne, Skrtel, Sakho y Alberto Moreno.

Hay que destacar que Lucas Leiva esta teniendo una adaptación muy buena de lo que quiere Klopp para él. En anteriores etapas, el medio partía como acompañamiento o incluso con libertad para asomarse al ataque, ahora se le ve más anclado al pivote defensivo, sin poder despistarse y con la clara misión de cortar todo balón que se acerque a su posición. No ha sido su mejor partido pero tampoco podemos decir que lo haya hecho mal y de momento, cumple. 

Otro de los destacados ha sido Emre Can que ha actuado de medio centro creativo con libertad para caer a banda izquierda. Una nueva faceta que sumamos a este polivalente jugador, un autentico comodín para cualquier entrenador. Ya es la segunda vez que lo veo actuar ahí desde que aterrizará Klopp y la verdad que esta haciendo bastante bien pese algunos errores a corregir. Uno de esos lunares negros que tiene Can es que cuando recupera e inicia su gran cabalgada parece que el campo se le quede pequeño. En más de una ocasión se le ha visto partir con ventaja como si fuera un extremo izquierdo pero cuando llega la hora de pasar el balón se le hace de noche e incluso acaba perdiéndola por no mirar unos segundos antes de decidir que hacer.

El juego simple del Southampton


El equipo de Saint's Mary se ha dedicado a dar balonazos largos, recuperar por presión y aprovechar los espacios que normalmente dejaba Can cuando se incorporaba al ataque. No le ha ido mal ya que han rescatado un punto en el minuto 85 gracias a un buen gol de falta donde se ha visto un claro despiste de toda la zaga del Liverpool al dejar centrar hasta en dos veces. Jugada de laboratorio que daba el gol a Sadio Mané.


No ha sido el mejor partido de Mané ya que ha pesar de marcar ha sido expulsado


Pese a que no me ha gustado Clasie y tampoco ha estado fino Tadic, hemos visto que el dúo sacapuntas ha vuelto a hacer de las suyas. Pellé es el típico delantero que las baja todas y eso lo saben sus compañeros, en especial Mané que siempre iniciaba la carrera cuando el balón aun estaba llegando a la cabeza del delantero. 

Alberto Moreno on fire


Si algo ha tenido la segunda parte ha sido potencia, descaro y muchas ocasiones. Prácticamente todas ella han sido gracias al lateral español Alberto Moreno. Jugadas individuales, balones recuperados en ataque gracias a su buena anticipación y sobretodo varios disparos que desgraciadamente se han ido fuera. Esa ha sido la tónica del ex del Sevilla que se ha ganado el aplauso de Anfield y la aprobación con cara de desespero de Jürgen Klopp. 

La entrada de Benteke en el descanso ha reactivado la referencia del Liverpool


Durante toda la primera parte, el Liverpool ha carecido de un delantero centro referencia. No es porque jugará con uno menos o porque estuviera optando por el falso 9 sino porque Origi no ha aparecido para nada. El técnico lo ha visto tan claro que en el descanso ha dado entrada a Benteke por el citado delantero. Un cambio simple de jugador por jugador sin mover el esquema táctico que ha dado aire fresco al Liverpool. Suyo ha sido el gol tras un gran centro y un excelente cabezazo.