Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

25 octubre 2015

45 Minutos le bastan al Real Madrid para ganar 1-3 al Celta

El Real Madrid da una lección de táctica en los primeros 45 minutos ante el Celta


Uno de esos partidos buenos que se podían ver hoy sábado era el Celta - Real Madrid tras el buen inicio de liga de ambos llegando a ocupar lo más alto de la clasificación con los mismos puntos. Los blancos llegaban tras dejar una sensación de tremenda seguridad atrás con solo dos goles encajados y el Celta con un buen juego además de ser la revelación ganando al Barcelona y arrebatando el liderato en la pasada jornada al Villarreal de Marcelino.

Estuve viéndolo y me gustaron varias cosas. Para empezar, el 1-3 es engañoso ya que no fue tan superiores durante todo el partido, de hecho, la segunda parte fue más del Celta e incluso con la expulsión de Cabral. Aun así, hay que dar merito a los primeros 45 minutos del Real Madrid que ha sabido apretar al Celta de tal forma que se ha visto casi sin ideas para llegar al área de Navas.

El sistema táctico del Real Madrid ha sido un claro 4-3-3 que cuando no tenía el balón pasaba a un 4-5-1 con Cristiano Ronaldo como delantero centro o más bien como falso 9. Marcelo y Danilo ocupaban los teóricos laterales pero curiosamente, Benítez ha dado la orden de que subieran constantemente pero no pegados a la banda, sino que se les podía ver casi como interiores dejando a Jese y Lucas Vázquez que tuvieran libertad por dentro juntándose con Ronaldo que dejaba su rol de 9 para bajar a recibir y abrir espacios a la segunda línea de ataque blanca.

Partidazo de Casemiro


Si algo tenemos que destacar del Real Madrid es Keylor Navas que ha hecho varias paradas de mucho merito y sobretodo la labor de Casemiro. El brasileño ha sido un autentico pulmón jugando como pivote defensivo. Ha recuperado varios balones, ha dado coberturas a los dos laterales e incluso se le ha visto anticiparse con total limpieza sin provocar falta.


Benítez ha dado la orden de que los laterales se sumaran al ataque con el riesgo que conlleva dejar huecos a Orellana, Nolito y demás atacantes del Celta pero curiosamente no ha sufrido hasta bien entrada la segunda parte. Las ayudas constantes de Casemiro ha sido esencial para la idea táctica que ha puesto en liza el conjunto blanco.

Benítez quiso atar a Nolito colocando a Danilo de medio defensivo


En la segunda parte, el Real Madrid empezó a sufrir mucho más. Las llegadas del Celta eran muy claras, traspasaban la línea de presión de medio campo y además encontraban una mina de oro por la banda izquierda con un gran Nolito.

Benítez decidió quitar a Modric y meter a Nacho. El cambio era bastante raro ya que Nacho es un defensa e incluso se adapta al lateral pero no un medio centro como si lo es el croata. El motivo se descubría enseguida viendo como Danilo dejaba su lateral derecho para hacer pareja con Casemiro en el eje del medio campo, por tanto Nacho jugaba de lateral.


Este cambio dejo cojo al equipo que se vio mermado en ambas posiciones. Nolito encontró mas facilidades con Nacho como adversario y sin Modric, el Real Madrid se vio sin orden. Curiosamente, Danilo impresionó de lateral, su posición natural, pero dejo mucho que desear en el rol de medio centro. Este simple cambio táctico dio aire al Celta con el gol de Nolito .