Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

11 diciembre 2014

River Plate: Del infierno a la gloria

River Plate ya tiene otro titulo en sus vitrinas y no cualquiera. La Copa Sudamericana 2014 pertenece al equipo argentino, a los "millonarios", que dirige Marcelo Gallardo.

Un partido que venía empatado con el 1-1 que se cosechó en la ida en Colombia y que guardaba un duelo de vuelta por todo lo alto. Atlético Nacional intentaba plantar cara pero en el Monumental la afición local hizo que River tuviera un jugador más, el llamado jugador 12.

Pisculichi fue de nuevo el héroe


El ex media punta del Mallorca entre otros fue de nuevo el gran destacado del partido con dos asistencias que significaron dos goles. Uno del lateral derecho Mercado y otro del defensa central Pezzella. Es curioso que los goles llegarán a balón parado con todo el poder ofensivo que había en el terreno de juego.

"Piscu" vive una segunda juventud y es pieza clave en el esquema de Gallardo. Un media punta que hace jugar a sus compañeros con buen juego en largo y corto, que lanza todo balón parado y que de su bota izquierda salen centros maravillosos a la vez que precisos para que sus compañeros.

En el partido de vuelta en la semifinales ante Boca Juniors, Pisculichi fue el autor del gol que daba el pase a la final. Ya en el partido de ida de la final ante Atlético Nacional, él mismo se encargó de marca un espectacular gol desde larga distancia para poner el 1-1 que daba vida a su equipo.

El medio campo fue clave


La batalla estaba tan viva que sólo el medio campo podía poner algo de cordura. Estaba claro que el equipo que tuviera bien controlado la franja central tendría muchas más posibilidades de sacar un resultado positivo.

Pese a que Atlético Nacional tuvo varias ocasiones iniciales, fue River Plate quien se fue creciendo y ganó definitivamente la partida en la segunda parte. Clave fue ver a Ponzio dominando el espacio entre defensa y medio campo, la garra de Sánchez y el trabajo incansable de Rojas.

Además arriba Mora se movía de tal forma hacia la banda izquierda para desordenar a la defensa rival y crear espacios. Varios centros del delantero llegaron a Teo Gutierrez sin fortuna. No las suele desaprovechar pero Teo tuvo muchas y ninguna fue dentro. El delantero colombiano estuvo gris cara a puerta.

La defensa sigue siendo el punto débil


Si algo podemos criticar de River Plate es del sistema defensivo. Mori fue de lo más bajo cometiendo varios errores y algún que otro susto que hubiera podido costar un penalti a favor del rival.

Pezzella estuvo más serio que su compañero en la zaga y los laterales Vangioni y Mercado mantuvieron a ralla a los delanteros del equipo colombiano en la segunda parte tras ser sobrepasados en más de una ocasión en los primeros 45 minutos de partido.

Franco Armani fue la figura de Atlético Nacional


La paradoja quiso que un portero argentino defendiera la portería de un equipo colombiano ante un equipo argentino. Algo anecdotico y encima engrandecido porque el portero de Nacional estuvo enorme.

Por arriba, en situaciones inesperadas, disparos lejanos e incluso saliendo a despejar, Franco Armani estuvo perfecto en todas las acciones que se le requieren a un portero de cierto nivel. Mora, Sánchez y sobretodo Teo se desesperaban al ver como todas sus ocasiones eran repelidas por el portero argentino.

Cardona y Luis Ruiz


Tal vez la defensa no estuviera bien en el Atlético Nacional, que la media no fuera superior pero arriba la calidad brillaba de la mano de Cardona y Luis Ruiz.

Cardona esta llamado a ser uno de los grandes talentos de la última horneada del fútbol colombiano. Un enganche o mejor dicho un media punta es lo que viene a ser este prometedor jugador. En la final dejó varios detalles de calidad. Pases al espacio, controles, visión de juego e incluso tuvo un mano a mano con Barovero.

En el lado izquierdo del ataque de Nacional estaba Luis Ruiz. Un interior o volante que se aprovecha de su imponente físico y de su calidad. Tuvo varios desmarques tras sendos regates y también dejo constancia de su buen juego en corto. Se asocia muy bien y tiene mucha presencia a la hora de marcharse por la banda izquierda. Me gusto mucho la participación de Luis Ruiz.