Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

08 abril 2014

Sin Torres también hay gol

Este fin de semana el Chelsea se jugaba seguir enganchado a la pelea que se esta disputando por lograr el titulo de liga. Sin duda la Premier League esta muy cara y cualquier tropiezo se paga muy caro como le ha pasado al Arsenal o el Manchester United que pasaron de ser candidatos a conformarse con entrar en posiciones europeas.

Estuve viendo un buen rato el Chelsea ante el Stoke City y no Mourinho me volvió a sorprender con su táctica. Esta vez si le funcionó a diferencia de otros partidos como ante el PSG en Champions League. Precisamente con la mente puesta en la vuelta de cuartos de la Champions League ante el PSG, estaría pensando Mourinho viendo algunos descartes en el once inicial.

En el once que puso de inicio Mourinho en Stamford Bridge para plantar cara al Stoke City no estaban dos de las revelaciones de esta temporada. Ni el talentoso Hazard ni tampoco el brasileño Oscar eran titulares dejando sus respectivos puestos a Schurrle y Salah. Sin olvidar a Willian que si fue de la partida aunque partiendo desde el centro.

Una táctica idéntica con diferentes actores


De normal Mourinho suele conformar el ataque con Oscar partiendo desde el centro dejando que Willian sea el que juegue por la banda derecha y Hazard parta desde la izquierda con Schurrle de falso 9 o si esta bien, Eto'o en punta.

Todo esto lo cambió de un plumazo dejando a Willian en la media punta, Schurrle en la izquierda y Salah en la banda derecha con Torres en punta como único delantero nato. Justo por detrás estaba Lampard y Matic que formaban el doble pivote.

Sorprendía ver que Hazard y Oscar eran suplentes pero mucho más ver que Willian iba a ser el encargado de hacer de enganche. El ex del Shaktar no desentonó e incluso recuperó varios balones clave. Sin duda la variante de Willian le salió bien pero la diferencia la marcó Salah.

Salah fue el héroe



El egipcio, ex del Basilea, fue el mejor del partido dejando buenas muestras de calidad técnica, velocidad, desborde y mucha entrega por su banda derecha. No es un jugador que llegue a línea de fondo y centre, lo cual favorece a Ivanovic para que suba y a la vez favorece al egipcio para que haga sus efectivas diagonales hacia dentro en busca del disparo.

En una de aquellas jugadas que tanto intenta Salah llegó el gol. Disparo cruzado, fuerte y raso marca de la casa y Stanford Brigde que se rendía a sus pies. Lo más sorprendente fue ver a Mourinho en el banquillo con su nula celebración. Aparte de su gol y sus acciones por banda que tanto desquiciaron a la defensa rival también tuvo tiempo para regalar un segundo gol con un penalti que a el mismo le hicieron y que Lampard se encargaría de materializar.

Los laterales cada vez más importantes


Si algo tiene el esquema del Chelsea es que las bandas tradicionales no existen sino que los laterales se convierten en carrileros para llegar a línea de fondo y centrar. Además de todo esto también están en constante concentración para robar en el medio campo. 

Si nos fijamos podemos ver que cuando el rival, en este caso el Stoke, se intenta armar para salir jugando desde atrás, los laterales esperan en la linea de medio campo para agruparse con el doble pivote y presionar con el consecuente robo de balón.

Estas acciones se vieron con Azpilicueta como gran protagonista en varias ocasiones. Todos los intentos de tocar por parte del Stoke se vieron truncados con las buenas tareas defensivas del lateral internacional español.

Un doble pivote con doble función


Si los laterales tienen sus funciones claras de presión, los medios centros no iban a ser menos y la pareja Lampard - Matic tuvo sus funciones claras durante todo el partido ante el Stoke.

Sin la posesión de balón, tanto Lampard como Matic mantenían su posición en el medio campo sin descuidar el hueco que hay entre ellos mismos y la defensa. La cosa cambiaba cuando el Chelsea tenía la posesión ya que Matic era el encargado de quedarse más rezagado para crear la jugada ya sea en corto o con un cambio de orientación. En cuanto a Lampard, estaba con más libertad para subir y juntarse con Willian e incluso sumarse al ataque entrando desde la segunda linea por sorpresa.

Torres se volvió a ir de vacío


La única pega del partido fue ver a un negado Fernando Torres que volvía a desaprovechar una buena oportunidad de ser el delantero que esta buscando Mourinho. En recientes declaraciones del técnico portugués llegaba a afirmar que sus delanteros le estaban decepcionando, haciendo alusión a Demba Ba, Eto'o y Torres.

Bien es cierto que Torres tuvo muchas ocasiones ya sea por pases claros de sus compañeros o por jugada individual suya pero los delanteros viven del gol y ahora mismo eso no abunda en el ex delantero de Liverpool y Atlético de Madrid.