Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

05 noviembre 2013

Atlético de Madrid 2-0 Athletic de Bilbao: Villa y Costa, la pareja de moda

Este fin de semana estuve viendo varios partidos, entre ellos el del Atleti que la verdad que me surgía mucha intriga. A decir verdad había visto ya muchos resúmenes, goles y demás comentarios acerca del equipo del "Cholo" pero ya hacía demasiado tiempo que no veía un partido de los colchoneros entero. Así pues lo pude ver prácticamente entero.
Ante de adentrarme en el juego del Atlético de Madrid, me gustaría aclarar que el Athletic de Bilbao me decepcionó. Parece demasiado cruel pero recuerdo que el bloque de Valverde es duro atrás, bueno destruyendo en el centro y excelente en la presión donde el delantero es el primer defensa, pero todo esto no lo vi en el Vicente Calderón. 
¿Qué paso?¿Acierto del Atlético o fallo del Athletic? Bueno podemos decir que acierto del Atlético de Madrid. Pese a que el Athletic de Bilbao formó con su habitual once y que se supone que debían seguir jugando igual como lo habían echo, tuvo que retrasar líneas por el acoso del Atleti.
Decir que el Athletic se ve intimidado es mucho decir con la fama que tienen de guerreros pero yo lo vi y puedo decir que los arrinconaron hasta morir como si de una emboscada se tratara.

Un 4-3-3 con matices

El Atlético de Madrid no traicionó sus ideales y volvió a mostrar un equipo basado en el centro del campo con dos líneas de tres y con un pequeño secreto. La cabeza visible estaba claro que era Diego Costa, el punta donde todo el juego de ataque se vuelca pero había un secreto muy bien guardado por parte del Cholo. Nadie se había percatado que en las falsas bandas estaban David Villa y Adrián. Dos jugadores que han sido olvidados y que apenas se le ha prestado atención por el gran rendimiento del delantero brasileño pero sin duda fueron claves.
No era nada nuevo para Villa. El partir desde la banda izquierda para desbordar e intentar entrar en el área ya lo hacía en la Selección Española e incluso con menos brillantez en el Barcelona y no le ha ido mal. Bien es cierto que en el Valencia CF, donde triunfó, jugaba en punta como hombre referencia en un 4-2-3-1 donde Silva, Mata y Joaquin eran sus hombres fuertes. Ahora en el Atlético de Madrid ha tenido que retrasar su posición engañando a sus marcadores desde la banda izquierda. Su gol es buena prueba de ello. Si os fijáis, el golpeo es desde una posición centrada y en el área grande, lo cual da por buena la idea de Simeone.
Cuando ha jugado al lado de Diego Costa como delantero se ha perdido, cuando jugaba en el Barcelona haciendo de falso 9 se volvía a perder por el constante pique con Messi y ahora se ha reinventado en la banda izquierda del Atlético de Madrid para volver a ser lo que era en el Valencia CF.
Con Adrián pasa mas de lo mismo. No es del mismo calibre de Villa, ya que no ha conseguido tanto como el "guaje" pero sin duda es parecido. Hay que fijarse que Adrián tuvo una gran temporada de delantero que le llevó a la Selección Española. Su gran forma y sobretodo sus goles le llevaron a ser uno de los delanteros mas prometedores. En la actualidad ha pasado a ser un segundo plano, a estar mas fuera que dentro del equipo tras su discreta temporada pasada y en el ultimo partido, el técnico le echo una mano. 
Sinceramente no esperaba verlo en el once pero así fue, además lo hizo desde la banda derecha, lo cual aun es mas asombroso. Sin tener la carga de ser el goleador, Adrián se siente mucho mas liberado y la verdad que trabajo mucho y dio buenos pases. Aun le falta para ser lo que fue pero sin duda la banda derecha le puede ayudar tanto o mas como le ayuda a Villa su banda izquierda.

Con trivote para frenar a Munain, Beñat y Aduriz

Muy inteligente el "Cholo". Formar con un trivote para frenar los toques de Munain y Beñat ademas de no dejar recibir al hombre referencia, Aduriz, es un gran acierto. Thiago, Koke y Gabi fueron los elegidos y cumplieron a las mil maravillas. Tanto fue la eficacia que el Athletic apenas tuvo ocasiones. Hablo de memoria pero en toda la primera parte no tuvieron ni un solo tiro a puerta y en la segunda parte creo que solo uno que yo recuerde.
La desesperación fue tal que Munain se perdió bajando para ayudar a sus compañeros y fruto del a impotencia empezó a hacer faltas innecesarias, un signo de que el joven media punta no estaba a gusto.
La mala suerte se cebo con el Athletic ya que Balenziaga fue cambiado tras lesión y Erik Morán, el cual fue su substituto, pagó su juventud. Dos faltas a destiempo y por tanto doble amarilla dejo al chaval fuera del partido. Si el Atlético ya era superior, con superioridad fue devastador pese a que el marcador no se movió mas del 2-0.