Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

17 septiembre 2013

Un mal comienzo de liga

La confianza lo es todo en el fútbol y los resultados es como un seguro de vida que te mantiene a flote. Puedes jugar bien, mal o regular pero lo que cuenta es si sumas de tres en tres. La confianza es clave y suele ir unida a los resultados independientemente si se juega bien o mal.
Un mal comienzo de liga puede marcarte de tal manera que no puedas levantarte con la suficiente rapidez. Algo así le ha pasado a Thorsten Fink ya que después de su decepcionante arranque en la Bundesliga, el Hamburgo, decidió cesarlo de su cargo.
El Hamburgo sólo ha logrado cuatro puntos en las cinco primeras jornadas de liga. Pocos puntos para tantos en juego.
En la Liga BBVA también se ha dado ya un c así con sólo tres jornadas. El Osasuna decidió prescindir de Mendilibar tras 0 puntos de 9 posibles en los tres primeros partidos de liga disputados. Si es buena la decisión no se puede aún valorar ya que de momento con Javi Gracia también se ha perdido.
Algo parecido padece el Rayo Vallecano y el Valencia. El equipo de Paco Jémez no consigue enderezar el rumbo y volvieron a perder, está vez por 5-0 ante el Málaga.
En cuanto al Valencia, más de lo mismo. De cuatro partidos sólo ha ganado uno, ante el Málaga por 1-0, con 3 posteriores derrotas ante Barcelona, Espanyol y Betis. A parte del mal juego y el pobre bagaje, hay que sumarle que ha encajado 9 goles en contra por los 5 a favor.
¿Quien será el próximo en caer?