Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

01 enero 2017

El Kashima se proclama campeón de la Emperors Cup 2016-17


El simpático equipo japonés, Kashima Antlers, que a todos maravilló en el "Mundialito de clubes" que se jugó precisamente en Japón, es el primer campeón del nuevo año 2017 habiendo derrotado al Kawasaki Frontale por 2-1 en la prórroga de la Emperors Cup 2016-17.

El Kashima dejó el buen sabor de boca en este comienzo de año tras el logro de hacerse un nombre mundial, el Mundialito de clubes, derrotando a equipos que teóricamente eran superiores como el Auckland, el Atlético Nacional y también plantando cara a todo un Real Madrid plagado de estrellas. Ahora todos los aficionados al fútbol global llevamos ese Kashima dentro de nosotros y no hay mejor manera de empezar el 2017 que viendo como sus talentosos jugadores han conseguido sumar un logro más.

A la salida de un córner el Kashima se adelantaba gracias a un excelente cabezazo de Yamamoto que ponía el momentáneo 1-0 en el marcador. Poco le duró la alegría ya que poco después, concretamente en el minuto 54, empataba Kobayashi tras una buena jugada dentro del área que remataba el punta con un disparo raso y cruzado donde nada pudo hacer Sogahata.

Tuvo que ser en la prórroga donde el brasileño Messias daba el triunfo con su gol en una jugada algo embarullada que tras un buen rechace el atacante le pegaba a reventar dando el definitivo 2-1 y por tanto la Emperors Cup 2016-17 al Kashima Antlers.

El Kashima salió con Sogahata en portería; Nishi, Ueda, Shoji y Yamamoto en defensa; Ogasawara y Endo en el doble pivote con Nagaki y Shibasaki en las bandas; Doi y Akasaki en la delantera en un claro 4-4-2. Por parte del Kawasaki salía con Jung bajo palos; Tasaka, Taniguchi, Eduardo y Kurumaya en línea de cuatro en defensa; Elsinho y Nakamura en la sala de máquinas dejando a Oshima y Noborizato en los costados y finalmente Okubo y Kobayashi eran los dos delanteros en un esquema idéntico a su rival con el ya clásico 4-4-2.