Gabriel Jesús por Ernesto Ibáñez

10 noviembre 2014

Un error de Kramer y poco más


El partido de la jornada en la Bundesliga era, para mi y la inmensa mayoría, era el Borussia de Dortmund - Mönchengladbach. Si os fijáis he dicho era porque la verdad, lo estuve viendo casi todo el encuentro, hasta que empezó el partido del Valencia, y me decepcionó.

Un duelo de Borussias tiene que ser algo que más que un Dortmund sin creación pero con un inspirado Reus y algo más que un Monchengladbach atrincherado atrás como si de un conejo en una madriguera se tratará.

Sin Gundogan ni Sahin, la cosa pierde en el medio


Bien es cierto que la plaga de lesiones del Dortmund es ya una losa bastante grande para los de Kloop. De hecho creo que se mantiene en el cargo por lo que ha conseguido en las anteriores etapas y porque la mala fortuna en lesiones se ha cebado con el equipo. Ahora bien, creo que el plan "b" para hacer olvidar al teórico cerebro titular, ya sea Gundogan o Sahin, no acaba de funcionar.

Ante el Monchengladbach jugó Kehl que sigue acumulando records y Bender. Ni uno ni otro saben crear juego. Eso no quiere decir que por ejemplo estuvieran horribles. Personalmente a mi Kehl me pareció que hizo un buen partido. Otra cosa es Bender que se le vio algo más cohibido de lo habitual.

Así pues, la estrategia era clara. Sin un organizar claro en el medio, la responsabilidad caía en la linea de 3 medias puntas que había puesto el técnico. Libertad para Reus partiendo desde la izquierda, Mkhitaryan más centrado, cosa que no le beneficia y por último Kawaga que partía desde la derecha. Sorprendentemente, en punta no estaba ni Ramos ni Inmobile, sino Aubameyang. 

Reus estuvo muy activo pero no tiene el suficiente peso para ser el organizador de juego que hace falta y por tanto se formaba un embudo cuando tanto él como Kawaga y Mkhitaryan intentaban penetrar sin éxito por medio.

Lo peor fue ver a un gris Aubameyang. No es que no valga, sino que de delantero centro no brilla sus mejores cualidades. Partiendo desde la banda derecha es donde mejor se ve su potencial y en punta perdió mucho. Apenas se podía asociar ante la imposibilidad de tener espacios para explotar su mejor arma, la velocidad. Parecía que el Dortmund jugaba con uno menos, es decir, jugaba sin referencia en ataque.

Dominguez de lateral izquierdo es nulo


Poco se vio del Monchengladbach porque tenía la orden clara de esperar a su rival agazapado atrás pero me di cuenta de algo realmente raro. El ex defensa del Atlético de Madrid, Álvaro Dominguez, estaba jugando pero de lateral izquierdo.

Es un buen defensa pero actuando en el centro de la zaga así pues durante todo el partido se vio las carencias en el lateral. Ni un sólo centro bueno y varias perdidas de posición. Se le notaba incomodo.

Sommer el mejor del Monchengladbach


Pese a encajar un desafortunado gol, el portero Sommer fue el mejor del Monchegladbach con diferencia. Sacó varios balones muy peligrosos y fue un autentico muro para los atacantes del Dortmund. Me gustó.

Kramer se puso nervioso


Al fin el partido se decidió por un gol en propia. La típica jugaba de pasar en corto en defensa para salir construyendo desde atrás y en una de aquella Kramer recibió de espaldas y dio un pase demasiado elevado para un adelantado Sommer que nada pudo hacer. Una volea perfecta pero en la portería equivocada.

Lo mejor de la jugada fue ver la cara de Kramer pidiendo perdón a sus compañeros y sobretodo ver a Kehl animando al chaval.

El ambiente digno de un gran encuentro


Para acabar no me quería olvidar de comentar un gran detalle. El estadio del Borussia de Dortmund fue una autentica caldera. Todo a rebosar y sin dejar de animar en todo lo que duro el encuentro. Ambiente digno de un gran partido. Fútbol con esencia.